Diversos abordajes, argumentos y planteamientos formales se dan cita en la Muestra de Cine Latinoamericano Contemporáneo que se exhibirá en junio en el cine Magaly

 29 mayo, 2016
Pelo malo cuenta la historia de un niño y de sus relaciones con una madre preocupada por la orientación sexual de su hijo. SUDACA FILMS PARA LA NACIÓN.
Pelo malo cuenta la historia de un niño y de sus relaciones con una madre preocupada por la orientación sexual de su hijo. SUDACA FILMS PARA LA NACIÓN.

En apenas dos palabras, “cine latinoamericano”, cabe una amplia geografía audiovisual, rica en expresiones formales y en audacias narrativas. Una prueba reveladora de esa extensa variedad, eso que el cineasta argentino Sergio Wolf ha llamado “un colectivo de heterogeneidades”, se proyectará entre el 1° y el 10 de junio en el cine Magaly.

Durante esos días, la Muestra de Cine Latinoamericano Contemporáneo exhibirá un compendio fílmico que presenta formas diversas de hacer y entender lo cinematográfico en nuestra región, en la que conviven países que cuentan con una larga tradición cinematográfica como México, Argentina o Brasil, con otros cuyo cine es todavía muy joven, como Bolivia, Paraguay, Panamá o Costa Rica.

En términos cuantitativos, la producción de cine en Latinoamérica atraviesa un buen momento. Durante los últimos seis años, México duplicó su producción, al pasar de 66 largometrajes estrenados en el año 2009 a 140 en el 2015. Brasil pasó de 84 a 126 películas en el mismo periodo, mientras que en nuestro país esa productividad creciente resulta aún más notoria cuando se comparan los nueve largometrajes de ficción, estrenados durante el siglo XX, con los poco más de 40 largometrajes estrenados durante los primeros 15 años del siglo XXI.

A pesar del aumento en la producción regional, las dos terceras partes del cine que se proyecta en América Latina provienen de los grandes estudios estadounidenses. Esa relación desproporcionada le otorga un valor adicional a esta muestra, que nos permite asomarnos a un cine que existe, paradójicamente, muy cerca y muy lejos de nosotros.

Las virtudes del viaje

La película inaugural de la muestra es Güeros (2014), celebrada ópera prima de Alonso Ruizpalacios. Esta suerte de road movie urbano acompaña en su travesía por el Distrito Federal de México a los hermanos Sombra y Tomás, que viajan tras la huellas del mítico músico “que hizo llorar a Bob Dylan y pudo haber salvado al rock mexicano”.

El filme, dirigido por Ruiz Ruizpalacios, dialoga con una tradición cultural que incluye a creadores referenciales como Luis Buñuel, David Alfaro Siqueiros y Agustín Lara, al tiempo que plantea, desde una mirada lúdica y arriesgada, preguntas significativas sobre las expectativas de los jóvenes contemporáneos.

La película Los viajes del viento (2009), dirigida por Ciro Guerra, es también un road movie , aunque en esta ocasión se ha cambiado el automóvil por un pequeño burro de carga y la inmensa urbe por los caminos polvorientos del Caribe colombiano.

El filme introduce al espectador en el corazón de un universo multicultural, presenta al paisaje como un elemento dramático de gran expresividad y hace evidentes las múltiples relaciones entre la naturaleza y los diversos grupos humanos que conviven en ella: costeños, guajiros, arhuacos y mestizos. Esto ubica a Los viajes del viento como un claro antecedente de El abrazo de la serpiente (2015), la galardonada y poética película dirigida recientemente por Ciro Guerra.

El viaje es también un elemento de gran importancia en el filme Pacha (2012), que cuenta la historia de un niño limpiabotas y su odisea particular a través de una onírica y convulsa ciudad de La Paz. Durante el desarrollo del filme, la búsqueda de una caja de herramientas robada le otorga al niño una comprensión más profunda de sí mismo y del entorno adverso en el que debe sobrevivir.

Pacha es un filme singular en el que confluyen un argumento de gran aridez, un lenguaje abiertamente alegórico y la recuperación de un evento histórico reciente: la llamada Guerra del gas en la Bolivia del año 2003.

Vidas al límite

Junior tiene 9 años, vive en un barrio pobre de Caracas y tiene el pelo malo; es decir, tiene la cabeza cargada de unos rizos que intenta reprimir a como haya lugar. Pelo malo (2013) cuenta la historia de ese niño y de sus difíciles relaciones con una madre, preocupada en extremo por la orientación sexual de su hijo. El filme, dirigido por la cineasta Mariana Rondón, fue galardonado con la Concha de Oro del Festival de San Sebastián, en virtud de su aguda capacidad para construir una crítica a la homofobia en medio de un barrio popular venezolano; un barrio como tantos otros, plagado de casas pequeñas, encerradas dentro de sus propios prejuicios.

Güeros (México) ganó el premio al Mejor Largometraje de la XXI edición de la Muestra de Cine Latinoamericano de Cataluña. IMCINE para la nación.
Güeros (México) ganó el premio al Mejor Largometraje de la XXI edición de la Muestra de Cine Latinoamericano de Cataluña. IMCINE para la nación.

La demora (2012), dirigida por el destacado cineasta uruguayo Rodrigo Plá, cuenta la historia de una mujer trabajadora, madre de tres hijos, que debe cuidar a un padre anciano y enfermo. En manos de Plá, la relación entre estos dos seres que se quieren, se necesitan y se incomodan a pesar suyo es una demoledora máquina de hacer preguntas. ¿Cuáles son los límites del amor y de la responsabilidad filial? ¿Qué hay detrás del abandono de un ser querido? ¿Qué ocurre cuando la necesidad de un respiro en medio de la vorágine cotidiana se transforma en una larga espera?

Dentro del género clásico de las biografías cinematográficas, Heleno (2011) destaca por su capacidad para intercambiar una convencional historia de ascenso deportivo por un retrato de época con tintes de tragedia. El filme aborda la vida de Heleno de Freitas, un mítico y controvertido futbolista brasileño de los años cuarenta, conocido además por su temperamento violento, como un gesto de admiración hacia la propia tradición cinematográfica brasileña y una crónica descarnada de la autodestrucción de su protagonista.

Finalmente, el diálogo entre películas se cierra con un inspirado largometraje documental sobre la memoria y el abandono titulado Tren Paraguay (2011); con la película costarricense Puerto Padre (2013), que se detiene en los rituales iniciáticos y las múltiples orfandades que caben en la vida de un muchacho; la comedia costumbrista ocupa un lugar gracias al filme panameño El cheque (2016) y el thriller religioso y la reconstrucción histórica de denuncia se hacen presentes gracias a La pasión de Michelangelo (2012), el fascinante filme chileno que clausura la muestra.

El programa

Miércoles 1.°: Güeros (México)

Jueves 2: Heleno (Brasil)

Viernes 3: La demora (Uruguay)

Sábado 4: Los viajes del viento (Colombia)

Domingo 5: Pelo malo (Venezuela)

Lunes 6: El cheque (Panamá)

Martes 7: Puerto Padre (Costa Rica)

Miércoles 8: Tren Paraguay (Paraguay)

Jueves 9: Pacha (Bolivia)

Viernes 10: La pasión de Michelangelo (Chile)

Las funciones serán las 8:30 p. m. en el Cine Magaly, en barrio La California. La entrada es gratuita.

Etiquetado como: