11 mayo, 2014
Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

Esta obra se titula Un radiante amanecer, mide 60 x 80 cm y la realicé en el 2014 como parte de la serie Renacer, una nueva vida que floreció en una tierra de libertad y esperanza en honor a todos aquellos que, en este país bendito, encontraron refugio y la oportunidad de formar sus familias en un ambiente de paz y libertad. La serie se expone en el Centro Israelita, en Pavas (teléfono 2520-1013). Las 20 obras de esta serie me tomaron un año de trabajo e investigación, tiempo de transición en el cual aprendí mucho. En ellas se representa a un grupo de familias judías que vinieron de tierras lejanas a empezar de nuevo y a renacer en un país que los acogió.

En Costa Rica, ellas encontraron la paz y la libertad anheladas. Vinieron con tristeza en el corazón, pero con muchas ganas de vivir y salir adelante. Formaron familias a las cuales dieron todo lo que a ellos les fue negado, especialmente cariño y amor.

Durante el proceso de realización, la idea original fue cambiando y tomando forma. Poco a poco se definieron más claramente los temas, el colorido y la ambientación. La técnica empleada –fotografía intervenida en técnica mixta– fue un gran reto ya que era nueva para mí. La fotografía me sugirió el uso del color y la ambientación. Mi estilo se plasma en la obra, la identifica y la ambienta con el rico colorido que siempre he usado.

Los personajes se adueñaron de mí, y cada uno tuvo su tiempo y su dedicación. Al final, las obras adquirieron la unidad que yo buscaba.

La exposición que presento me ha motivado para escribir, junto con mis hermanos, un libro basado en la documentación que dejó mi padre en nueve grabaciones. Estas relatan los horrores vividos por el pueblo judío durante la Segunda Guerra Mundial. El libro tiene como propósito cumplir los deseos de mi padre y contribuir a evitar que se produzca una tragedia semejante. Mostrar Renacer me ha permitido hacer realidad un sueño de muchos años. La presento como un documento histórico y para poner mi granito de arena a fin de que nunca vuelva a suceder un genocidio como el Holocausto.

Un radiante amanecer invita a pensar en que siempre hay un mañana de luz y esperanza. Hay que darle gracias a Dios por la oportunidad de volver a nacer ya que la vida es linda. Todas las personas del mundo son piedras preciosas de gran valor.

Estoy en la tarea de que Renacer sea una exposición itinerante para que más público pueda apreciarla. Como artista, cuento con una larga trayectoria. Este año participé en el Salón Anual Lenguaje Sustancial, en la Casa del Cuño, presentado por la Asociación Costarricense de Artistas Visuales (ACAV), de la que formo parte. En el Salón presenté Muñeca, escultura-instalación de gran formato.

En el Centro Cultural Costarricense Norteamericano expongo ahora el libro-arte Gracias . Esta exhibición itinerante es organizada por la ACAV con la UNED y la Embajada de los Estados Unidos como parte del programa Leer es Pura Vida.