Si sigue los pasos de la danza en Costa Rica, tres coreógrafos siguen con su agenda de piezas de estreno hoy, sábado, a las 8 p. m., en el Teatro de la Danza del Cenac

Por: Marcela Cantero 9 mayo, 2015
En conjunto. En las obras participa todo el elenco de la Compañía Nacional de Danza. CND / Esteban Chinchilla para LN.
En conjunto. En las obras participa todo el elenco de la Compañía Nacional de Danza. CND / Esteban Chinchilla para LN.

Para quienes siguen las novedades de la danza, esta noche habrá oportunidad de conocer tres propuestas de coreógrafos costarricenses.

En la pared del fondo, de Alexánder Solano; Piscis, de Laura Murillo, y Fórmula sensible, de Mario Vircha, son las nuevas piezas de estos artistas, quienes estarán en el Teatro de la Danza, a las 8 p. m., hora de la función.

Ellos participan de la segunda fecha de la Temporada de Coreógrafos Residentes, cuyas funciones finalizan mañana, domingo 10.

Las tres coreografías cobran vida de la mano de los bailarines de la Compañía Nacional de Danza.

Aplausos. En su noche de estreno, este jueves 7, un público de jóvenes y veteranos seguidores del arte en movimiento ocuparon buena parte de las butacas del Teatro de la Danza, en el Centro Nacional de Arte y Cultura, en San José.

Entre ellos, estaba el coreógrafo Alexánder Solano quien vio, en las filas de atrás, su pieza En la pared del fondo, donde combinó danza con teatro.

“Mi coreografía trata sobre los miedos existenciales del ser humano. El ser humano trae sus miedos desde la prehistoria y han ido cambiando a través del tiempo”, describió Solano sobre su obra, en una entrevista anterior dada a La Nación.

Efectivamente, gritos, sollozos y videos con efectos pero, sobre todo, bailarines con movimientos tensos buscaron transmitir esa puesta en escena del coreógrafo, quien recibió numerosos aplausos.

Fluída como el agua. Nada pudo envidiar la siguiente coreógrafa, Laura Murillo, quien salió a escena a interpretar su pieza, Piscis, en un solo de movimientos que, además de sonoros aplausos, recibió gritos de ovación del público.

Un escenario de donde colgaron tupidas ramas verdes sobre una emulación de un lago, en el piso, más la música, ambientaron el escenario para los precisos pasos de Murillo.

El cierre vino con Fórmula sensible de Mario Vircha, donde un grupo de bailares, entre ellos la misma Laura Murillo, interpretaron la coreografía inspirada también en el agua, aunque con un ritmo más turbulento.

Esta noche, las tres coreografías subirán de nuevo al escenario del Teatro de la Danza, a partir de las 8 p. m. Además, habrá función mañana, domingo, a las 6 p. m.

El boleto cuesta ¢5.000, entrada general, y ¢2.500 para estudiantes y ciudadanos de oro. Reservaciones mediante el teléfono: 2256-4838.