La actriz española que ha salido en cintas de Pedro Almodóvar y Agustín Díaz conversó con medios costarricenses ayer, en el marco del Festival de Cine Paz con la Tierra Costa Rica 2014.

Por: Alessandro Solís Lerici 10 noviembre, 2014

Victoria Abril es volátil. Ayer, por ejemplo, tenía pactadas entrevistas individuales con periodistas de varios medios costarricenses, pero horas antes del encuentro con la prensa decidió cambiar la dinámica y atendernos a todos juntos.

La cita era en el hotel Grano de Oro, en San José, a la 1:30 p. m., hora a la que casi todos los periodistas invitados ya estaban en el lugar. No obstante, ella arribó a la sala 67 minutos después, luego de numerosos cambios de peinado y vestuario para verse bien frente a las cámaras.

No más entrando al recinto, luego de que camarógrafos y fotógrafos acondicionaran la sala para lograr el mejor producto posible, pidió cambios minuciosos en cuanto a iluminación y ventilación. Todos procedieron a cumplir con sus órdenes.

Está todo bien: es, para efectos del público y la prensa, una Chica Almodóvar –como se le conoce al grupo de actrices que trabajaron con el director Pedro Almodóvar en varias de sus películas–, aunque también es mucho más que eso.

Victoria Abril en el hotel Grano de Oro, en San José.
Victoria Abril en el hotel Grano de Oro, en San José.

“Eso es una etiqueta que habéis puesto vosotros los periodistas. Chicas Almodóvar somos todas las que hemos trabajado con él. Cuando uno trabaja en una película de él, en la memoria de la gente no se acaba; a mí me siguen preguntando que para cuándo la próxima película, como si hubiera sido ayer”, dijo.

Empero, a Abril también le funciona que ese recuerdo sea perenne; no por nada ayer presentó Tacones lejanos (1991) –de Almodóvar y con actuación suya–, en el cine Magaly, en el marco del Festival Internacional de Cine Paz con la Tierra Costa Rica 2014, actividad en la que es la máxima invitada extranjera.

“La he escogido (Tacones lejanos) porque de las tres películas (que hice con Almodóvar) es la del medio y porque todos tenemos una relación equis con nuestras madres. Es una película terapéutica”, comentó en la sesión de preguntas.

Sobre eso y más departió durante 40 minutos con medios locales.

Este año actuó como Fernanda en la serie 'Sin identidad'.

Ya terminé. Fue mi obra de este año en España. Esos personajes, esos casos, esas mujeres robadas, ha sido desgraciadamente la realidad de mucha gente que ha sido siempre omitida, callada; de repente, veo que me hacen una serie así y, entonces, pensé que la tenía que hacer sí o sí.

¿Cree que es un papel que no pudo hacer en otro momento?

No, no. Más sabe el diablo por viejo que por diablo. Sobretodo, yo estaba muy pendiente porque todas esas mujeres (los casos reales sobre los que trata la serie) tienen ya 84 años, o sea que se les dice hoy: “Lo siento”, o no se enteran, y la vida y la historia se pasan sin que tengamos la oportunidad de hablar de ello, de contarlo. Para mí, la Fernanda me dio la oportunidad de recordar a Duque (su personaje en Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto), 20 años más tarde.

¿Por qué los años en los que hizo música fueron los más felices?

En el cine te dicen que eres querida, pero tú no lo ves, no lo sientes, tocas, palpas, hueles; el público es una gran incógnita. Cuando estás con 2.000 personas, en primera persona, eso es amor incondicional como nadie en el mundo te lo dará; estás solita dando una y recibiendo 2.000. Ellos, tú, los músicos detrás, y dos horas de toma única, 20 historias, 20 principios, 20 finales y la firme decisión de ser felices, y de aquí no me voy hasta que me corran, y vosotros tampoco.

Del 2004 al 2009, que fueron los dos álbumes y las giras, cada noche fue amor en vena. Los oyes, los ves, los sientes; el concierto se hace entre todos. No he encontrado una fuente de felicidad tan potente como esa.

Victoria Abril en el hotel Grano de Oro, en San José.
Victoria Abril en el hotel Grano de Oro, en San José.

¿Piensa retomarlo?

Sí, pero no puedo hacer televisión y música a la vez. Para hacer televisión hay que estar muy preparado y tener mucha experiencia. Yo ni como para que la digestión no me retarde ni me embrutezca. Desayuno bien, ceno en casa muy bien, pero no como; hay que ser muy bueno para trabajar en televisión.

Mañana (hoy) conversará con cineastas locales. ¿Qué conocimiento les puede compartir?

Más que yo, la que más puede aportar es la Ministra de Cultura, que la tuve al lado y creo que va a intentar hacer pasar la ley de cine. Si hay una ley de cine, hay industria; si hay industria, hay mercado; si hay mercado, salimos de las películas hechas en casa. Sin ley de cine, no hay industria; si esto pasa, es el primer paso para muchas cosas y es muy importante. Ella os va a ayudar mucho más que yo, que además no he ido ni a la escuela. Yo lo único que puedo contaros es mi vida, pero no estoy para dar lecciones a nadie.

Victoria Abril tiene dos actividades hoy en el país: A las 2 p. m., tendrá un conversatorio en el auditorio de Grupo Nación, en Tibás, abierta para miembros de Club La Nación. Más detalles en nacion.com/victoriaabril. Y, a las 5 p. m., participará en una charla con profesionales y estudiantes de cine y teatro, en el Museo de Jade, en San José; la actividad es gratuita y el cupo es limitado.