22 febrero
Seijun Suzuki tenía 93 años.
Seijun Suzuki tenía 93 años.

Tokio

El célebre director de cine japonés Seijun Suzuki, de gran influencia en cineastas como Quentin Tarantino y John Woo, murió el 13 de febrero a los 93 años, anunció este miércoles el estudio de cine Nikkatsu.

Seijun Suzuki murió a causa de una enfermedad pulmonar, precisó la compañía en un comunicado, expresando su "profunda gratitud" hacia el cineasta.

Una escena de la película 'Marcado para matar', de Seijun Suzuki.
Una escena de la película 'Marcado para matar', de Seijun Suzuki.

"Su obra tuvo una gran influencia en los cinéfilos y los realizadores en todo el mundo", destacó Nikkatsu.

Tras sus inicios en 1956, Seijun Suzuki dirigió durante 12 años películas de serie B con Nikkatsu, con un sentido del color único que sus admiradores llamaron "Seijun bigaku" (estética de Seijun).

Pero, según la editorial Kinema-Junposha, que publica libros y revistas de cine, Suzuki fue despedido en 1968 por su jefe, que calificó sus obras de "incomprensibles" tras el estreno de Marcado para matar.

El asunto acabó ante la justicia y el director dejó de ejercer durante una década.

Suzuki, especialista del cine de suspense, de larga melena y barba blancas, manifestaba "un gusto inmoderado por la provocación", recogía en 1997 la revista Cahiers du Cinéma con motivo de una retrospectiva en Francia sobre el cine japonés. Guerras de bandas, prostitutas y "marginados reacios a los convencionalismos y al buen gusto" pueblan sus películas.

Regresó al séptimo arte en 1977, pero su verdadera vuelta se produjo en 1980 con Ziegeunerweisen, distinguida en el festival internacional de cine de Berlín (mención de honor).

Su último filme, Princess Racoon fue presentado fuera de concurso en Cannes en 2005, una fantasía sorprendente, una opereta fresca y rica en inventiva protagonizada por la conocida actriz china Zhang Ziyi.

Su maestría ha sido reconocida por los más grandes cineastas, desde Quentin Tarantino hasta Jim Jarmusch, pasando por Wong Kar-Wai o Takeshi Kitano.

Damien Chazelle declaró hace poco, en una visita a Tokio por la promoción de su musical La La Land, elogió al director.

"Me inspiré un poco en El vagabundo de Tokio de Seijun Suzuki ", una película yakuza de los años 1960. "Es una suerte de homenaje encubierto", declaró. "Sus amplios planos y sus colores tan pop art evocan un musical, con revólveres".