El actor ha interpretado a decenas de personajes que mueren en la pantalla. ¿Cuál es su escena de muerte predilecta?

 22 abril
Sean Bean ha muerto en pantalla 25 veces.
Sean Bean ha muerto en pantalla 25 veces.

El actor Sean Bean es un experto en morir en la pantalla. Lo ha hecho de todas las formas imaginables: degollado, aplastado por una antena de satélite, descuartizado por caballos.

Es una institución de la cultura pop: cada vez que Sean Bean interpreta a un personaje, las probabilidades de que este sobreviva hasta que aparezcan los créditos son bastante bajas.

Sin embargo, una de esas muertes es más especial que las demás para el propio actor: la de Boromir, en El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo, del 2001.

Así lo admitió Bean a Entertainment Weekly: "Es mi escena de muerte favorita, y eso que he hecho bastantes".

En la escena, Boromir, capitán de Gondor y miembro de la Comunidad del Anillo, se sacrifica y recibe tres flechas en el pecho defendiendo a los hobbits Merry y Pippin del ataque de un ejército de Uruk-Hai.

"No podrías pedir por una muerte más heroica que esa", dijo el actor.

El director de la trilogía de El Señor de los Anillos, Peter Jackson, consideró utilizar flechas generadas por computadora, pero –como muchos otros efectos en aquella saga cinematográfica– al final optó por una solución más a la antigua usanza: se valió de una placa de metal con flechas incrustadas, oculta bajo las ropas de Bean.

La ejecución de Boromir no es lo único memorable de su muerte; su último aliento lo exhala en compañía de Aragorn, héroe de la película y heredero del trono de Gondor.

Una noche antes de filmar la escena, Sean Bean y Viggo Mortensen –intérprete de Aragorn– se reunieron con Peter Jackson y Fran Walsh –coguionista– para hacer una lluvia de ideas para la película. Entre cervezas y botellas de vino, dieron forma a las palabras con las que Boromir se despide de Aragorn: "Mi hermano. Mi capitán. Mi rey".