Partida El mensajero y actor murió el sábado víctima de la leptospirosis, en el hospital San Juan de Dios

Por: Melvin Molina 13 octubre, 2014

Marvin Acosta tenía una actitud ante la vida que lo hizo único. Era ocurrente, lleno de fe y con muchos dichos en la boca. Así lo conoció el país gracias a su papel de Jasón, en la película costarricense Por las plumas (2013), de Neto Villalobos.

Pero el destino se encargó de apagar esa chispa la noche del sábado, cuando falleció víctima de la leptospirosis. Él permaneció internado en el hospital San Juan de Dios desde el jueves, según Patricia Acosta, hermana menor.

“Nos dijeron que murió por leptospirosis, aparentemente pudo ser por comida contaminada”, detalló la hermana.

Recuerdo. Marvin Acosta participó en una sesión de fotos con La Nación , para ilustrar una entrevista que se publicó en octubre del 2013. Marcela Bertozzi
Recuerdo. Marvin Acosta participó en una sesión de fotos con La Nación , para ilustrar una entrevista que se publicó en octubre del 2013. Marcela Bertozzi
"Jamás pensé que fuera tan divertido y que a la gente le iba a gustar mi forma de ser, de ver las cosas y de expresarlas y sentirlas", Marvin Acosta

Para la familia resultó muy sorpresiva la noticia. Ellos esperaban que él se recuperara pronto.

Virginia Martínez, madre de las dos hijas de Acosta, recordó que él la llamó por teléfono el jueves; le confesó que se sentía muy mal. Luego lo trasladaron hasta la clínica Marcial Fallas, en Desamparados, y, posteriormente, al hospital.

El funeral será hoy lunes, a las 11 a. m., en el cementerio de Desamparados.

La leptospirosis es causada por la bacteria Leptospira interrogans, la cual es transmitida por la orina de algunos animales, especialmente por las ratas.

Además de insuficiencia renal y otros padecimientos, el microorganismo puede provocar la muerte.

Recuerdos. El jovial Marvin Acosta hizo nuevos amigos durante y después de la grabación de la película Por las plumas . Para él, actuar fue como cumplir un sueño de niño, según lo reveló en entrevistas posteriores al estreno.

Villalobos se sumó al dolor de la familia de Acosta; su partida la calificó de “triste e inesperada”.

“Le tenía mucho cariño. Era una persona muy particular que formó parte de un momento importante de mi vida. Me gusta pensar que la película lo hizo más feliz y le ayudó, de alguna forma, a mejorar su condición de ser humano”, comentó el director desde Chile.

Allan Cascante, protagonista del largometraje, aseguró que tras la muerte de su compañero se queda con un sentimiento de paz y una sensación bonita, porque él vivió una vida feliz.

“Él tuvo su moral y vivió con eso. Me queda la alegría y suerte de que lo conocí. Luego de tanto escucharlo hablar de su Dios siento que ya está mejor. Está en el lugar donde anhelaba”, añadió Cascante.

Sus palabras. El estreno de la película hizo que la gente lo reconociera en la calle, aunque eso lo apenara. Así lo reconoció Acosta en varias entrevistas.

Gracias a ese contacto y a las entrevistas la gente descubrió que Jasón era una versión cinematográfica de Marvin. Incluso, Villalobos aseguró que muchos de los diálogos de ese personaje se enriquecieron gracias a la chispa del histrión.

“Yo, más bien, pensaba dentro de mí cuando hacía algunas escenas: ‘¿Cómo es posible que a este mae Neto le guste esto si no tiene nada de gracia?’. Esos son los prejuicios que uno tiene en su mente. Jamás pensé que fuera tan divertido y que a la gente le iba a gustar mi forma de ser, de ver las cosas y de expresarlas y sentirlas”, explicó Acosta en octubre del 2013.

Además de sus ocurrencias, este mensajero tenía una relación con Dios muy a su manera. Negaba ser religioso, porque las religiones era una invención de las personas.

“No soy religioso sino de una relación con Dios. Las religiones fueron inventadas por los hombres y bajo esa relación es que yo trato (de relacionarme), con errores y defectos, como todos los seres humanos. Eso es lo que Dios quiere”, detalló a La Nación un año atrás.

Acosta pertenece a una familia de ocho hermanos; él es el segundo que fallece. Le sobreviven sus hijas Keyla y Loandwaleska Acosta Martínez.