El cineasta y director de teatro murió ayer. Dejó una huella imborrable y una larga lista de reconocimientos. El mundo de las películas y las tablas lo recordará como un visionario que hizo reír, enamorar y transigir en el lenguaje cinematográfico

 21 noviembre, 2014

Mike Nichols todo lo ganó y, casi siempre, con una tremenda, radiante e inolvidable sonrisa.

Desde joven Nichols fue un cómico reconocido, pero su corazón artístico y su intrépido talento lo llevaron más allá, brillando en los caminos del drama, el romance y los textos “escandalosos”.

El chico de ascendencia alemana, que con los años conquistó Hollywood, Broadway y también la pantalla chica, partió ayer dejando un vacío en la comunidad artística estadounidense.

Nacido en Berlín,en 1931, Nichols se trasladó a Estados Unidos junto con sus padres, cuando apenas tenía siete años. Su familia escapaba de la Alemania nazi. | EFE
Nacido en Berlín,en 1931, Nichols se trasladó a Estados Unidos junto con sus padres, cuando apenas tenía siete años. Su familia escapaba de la Alemania nazi. | EFE

Nichols, quien en 1967 ganó un Óscar como director de El graduado (1967), falleció a los 83 años víctima de un paro cardiaco.

“Fue un visionario. Obtuvo los mayores honores en las artes por su trabajo como director, guionista, productor y cómico.

“Uno de los pocos distinguidos con el Emmy, el Grammy, el Óscar y también el Tony”, aseguró el presidente del programa ABC News , James Goldston, al anunciar su partida.

Hoy viernes, en Broadway, las luces se atenuarán en su honor, pues en esas tablas dirigió hace apenas un año la obra Betrayal , de Harold Pinter, y hace apenas dos ganaba con su octavo Tony por Death of a Salesman.

Nichols, que había comenzado en el mundo del stand up comedy y ganado un Grammy por sus grabaciones cómicas, llegó al cine estadounidense con fuerza y poco humor con Who's Afraid of Virginia Woolf? (1966), con Elizabeth Taylor y Richard Burton.

Con aquella cinta, Nichols consiguió 13 nominaciones al Óscar, incluida la primera como director. Así, ese joven talento nacido en Berlín pero criado en Nueva York, llegó para enterrar el lenguaje clásico del cine: entre otras cosas, abrió su obra a las palabras malsonantes y también a las parejas adúlteras y alcoholizadas que ya se veían en el teatro.

Dos años más tarde se llevó el Óscar por El graduado , clásico generacional que lo confirmó como uno de los grandes talentos de Hollywood y que dejó escenas para los anales de la historia . Una de ellas fue aquella en la que la actriz Anne Bancroft se pone, sensualmente, una media frente a un anonadado Dustin Hoffman.

Rodó la liberación sexual en Carnal Knowledge, en 1971, y en los años 80 volvió a coquetear con el Óscar con dos películas opuestas: el drama Silkwood (1983) , con Meryl Streep , y la comedia de corte clásico, Working Girl (1988) .

Streep, que recientemente trabajó con él en Angels of America y se preparaba para rodar a sus órdene s Masterclass, se despidió en un comunicado definiéndolo como “un director que lloraba cuando reía, un hombre indeleble e irremplazable”.

En 1967, Mike Nichols recibió el Óscar a mejor director. Lo obtuvo por su trabajo en la película El graduado, protagonizada por Dustin Hoffman. | AP
En 1967, Mike Nichols recibió el Óscar a mejor director. Lo obtuvo por su trabajo en la película El graduado, protagonizada por Dustin Hoffman. | AP

Cal y arena En los noventa, Nichols filmó los productos más comerciales de su carrera, tales como Regarding Henry , un drama romántico con Harrison Ford y Annette Bening, y Lobo , con Jack Nicholson y Michelle Pfeiffer.

Sin embargo, recuperó su brillo con Primary Colors , sátira política con John Travolta y el telefilme Wit , con Emma Thompson, presentado en el Festival de Berlín y ganador de un Emmy.

Fue entonces cuando regaló sus dos últimos éxitos: Closer , punzante retrato de las debilidades sentimentales con Natalie Portman y Julia Roberts, y Charlie Wilson's War , análisis de la política exterior estadounidense con guión de Aaron Sorkin.

Roberts recordó a Nichols en el Hollywood Reporter como “uno de los pocos héroes de este mundo. Uno de los pocos artistas impecables. Una de las pocas personas que encarnan un amor y una amistad incondicionales ” .

Las tablas. Graduado en la Walden School de Nueva York, su dedicación al teatro comenzó a principios de los 50 en la Universidad de Chicago, donde al mismo tiempo que estudiaba Medicina se unió a un grupo cómico liderado por la estrella Elaine May.

Su carrera como director de teatro, su Alfa y Omega, no tiene nada que envidiar a su popularidad en el cine.

Comenzó con Barefoot in the Park, en 1964, y con ella ganó su primer Tony. El segundo llegaría de forma consecutiva en 1965, con The Odd Couple , y volvió a ganarlo por Plaza Suite (1968), The Prisoner of Second Avenue (1972), Annie (como productor, en 1977), The Real Thing (1984), Spamalot t (2005) y Death of a Salesman (2012), su último éxito.

Vea los tráilers de algunas de las principales películas de Mike Nichols:

Who's Afraid of Virginia Woolf? (1966)

El graduado (1967)

Silkwood (1983)

Closer (2004)

Charlie Wilson's War (2007):