Por: Gloriana Corrales 9 noviembre, 2013

El futuro es incierto para todos aquellos cinéfilos que asistían, lunes a lunes, a los cineforos que se convirtieron en parte del teatro Variedades desde hace tres años, gracias a los esfuerzos de Mi Butaca Cine Club.

25 de noviembre. Con La bella y la bestia , la agrupación hará una despedida temporal. Promocional de Discina
25 de noviembre. Con La bella y la bestia , la agrupación hará una despedida temporal. Promocional de Discina

Con la venta del inmueble al Ministerio de Cultura y Juventud, ya no hay certeza de que el espacio pueda seguir funcionando en esa sala el próximo año, pues ahora dependerá de los planes que tenga el Centro Costarricense de Cine.

“No es que nos han cerrado la puerta, ni que nos están despachando. Hemos tenido la cortesía de esperar un poco mientras ellos se organizan bien a ver qué es lo que van a hacer”, explicó Gonzalo Montero, director de Mi Butaca.

El fundador de la agrupación se reunirá la próxima semana con autoridades del Centro de Cine para determinar si contará con el apoyo gubernamental para continuar con el proyecto; o si, por el contrario, deberá buscar una nueva casa para Mi Butaca Cine Club.

“La relación con el Centro de Cine ha sido muy buena. Si hay tan buen ambiente de parte del teatro, como del Centro de Cine, téngalo por seguro que si está dentro de los planes de difusión cinematográfica, yo diría que tendríamos un espacio ahí”, afirmó.

Montero comentó que, por el momento, no ha querido pensar en otras posibilidades para reubicar el club.

Por ahora, la última película que exhibirá Mi Butaca en el Variedades será la francesa La bella y la bestia , el lunes 25 de noviembre, a las 7 p. m. Montero tomará el mes de diciembre como un descanso, mientras el Centro de Cine concreta sus proyectos para esa sala.

Mi Butaca nació tres años atrás, cuando Montero vio la necesidad de crear un espacio para proyectar y analizar filmes antiguos que se convirtieron en íconos del sétimo arte, pues entonces no había otros cineclubes. Uno de los momentos que recuerda con más cariño fue cuando se proyecto Metrópolis en su versión completa, y acudieron más de 400 personas a la función.