Unos 36,6 millones de personas siguieron la ceremonia, celebrada el domingo en el teatro Dolby, de Los Angeles

 24 febrero, 2015

Los Angeles

La entrega de los premios Óscar del domingo, que coronó al mexicano Alejandro González Iñárritu con Birdman, perdió un 16,3% de telespectadores en Estados Unidos con respecto al año anterior.

Así se desprende de los datos difundidos el lunes por la cadena ABC.

Unos 36,6 millones de personas siguieron la ceremonia de más de tres horas y media, celebrada en el teatro Dolby de Los Ángeles. Se trata del peor dato de los últimos seis años,

Los organizadores querían repetir las buenas cifras del año pasado, las mejores de la última década, cuando la presentadora Ellen DeGeneres atrajo a una audiencia de 43,7 millones de personas.

DeGeneres cautivó con su frescura y seguridad sobre el escenario, además de romper la seriedad del evento repartiendo pizzas entre el público y haciéndose un selfie con las estrellas más famosas de Hollywood, que batió récords en Twitter.

Neil Patrick Harris en su intervención muy a lo 'Birdman' durante los Oscar.
Neil Patrick Harris en su intervención muy a lo 'Birdman' durante los Oscar.

Harris, que presentó por primera vez los Óscar, comenzó con buen pie la gala protagonizando un número musical en el que parodió a la industria cinematográfica.

Pero posteriormente fue perdiendo fuerza y no logró dar ritmo a esta ceremonia, que tradicionalmente es vista como rígida y seria.

Aunque Harris lanzó varios comentarios punzantes sobre la ausencia de actores negros nominados y la imposibilidad de que Edward Snowden recogiera su premio a mejor documental por Citizenfour, la prensa del entretenimiento le criticó por el tono de sus bromas.

El diario The New York Times calificó su actuación de "poco estimulante" y señaló que fue "un esfuerzo" seguirla.

The Washington Post consideró de su lado que Harris "no pudo ofrecer toda la emoción necesaria para seguir las tres horas y 38 minutos de gala de los Óscar sin bostezar".

Uno de los momentos más comentados fue cuando el presentador apareció en escena en calzoncillos, parodiando una de las escenas en las que el personaje de Michael Keaton en Birdman cruza casi desnudo Times Square.

infografia