6 diciembre, 2015

Por una vez, los miembros de la Rebelión y del Imperio pudieron verse las caras sin hacer estallar una guerra galáctica. Entre risas y complicidades, un grupo de fans de Star Wars se disfrazó como los personajes de la saga y, convocado por Viva, se apersonó a Multiplaza Escazú para posar en fotografías como una sola familia.

Con blásters y sables de luz en mano, fanáticos de todas las edades trajeron la fantasía al mundo real, mientras desde los balcones eran fotografiados por quienes el domingo 29 de noviembre caminaban por los pasillos del centro comercial. La cantidad de peticiones de selfies fue abrumadora, sobre todo para Darth Vader, encarnado por Richard Vargas, de 43 años.

Como si de un juego se tratara, los jedis y los soldados imperiales hicieron que aflorara el niño interno que creció con La guerra de las galaxias. Fue así como los cosplayers ticos demostraron que para ser verdaderos fiebres solo hace falta un poco de imaginación y la certeza de que la Fuerza siempre nos acompañará.

Etiquetado como: