1 noviembre, 2013
Comedia romántica. Tommy Lee Jones y Meryl Streep muestran lo bueno y lo malo que vive un matrimonio hasta cómo salvarlo. Romaly para LN
Comedia romántica. Tommy Lee Jones y Meryl Streep muestran lo bueno y lo malo que vive un matrimonio hasta cómo salvarlo. Romaly para LN

Este fin de semana, en la cartelera de los cines costarricenses, encontrará dos películas con tintes de comedia, acción y un poco de sentimentalismo.

El primer estreno ¿Qué voy a hacer con mirado? , le permitirá ver en la pantalla a la tres veces oscarizada Meryl Streep con el también veterano Tommy Lee Jones.

En esta cinta, Meryl Streep toma el papel de Kay, una esposa atrapada en un amargo matrimonio de más de 30 años junto al actor Tommy Lee Jones, (quien personifica a Arnold).

Ellos deciden contratar ayuda profesional con el fin de aclarar sus ideas y tomar la decisión de mantener el matrimonio o divorciarse.

Sus problemas de pareja y el lado cómico de cómo enfrentarlos será un gancho al hígado a cualquier relación sentimental.

Catalogada como comedia romántica, la película tuvo un costo de producción de $30 millones, y recaudó $63 millones en su primera semana de estreno en Estados Unidos.

David Frankiel, el mismo de El diablo se vista a la moda , es su director, recibiendo buenas críticas.

Risas con acción. La segunda película, Armados y peligrosos , cuenta con la dupla Denzel Washington y Mark Wahlberg .

Basada en la novela gráfica de Steven Grant, acerca al espectador a la vida de Body Trench (Denzel Washington) y Marcus Stigman (Mark Wahlberg), compañeros de crímenes que roban millones de dólares a un narcotraficante mexicano (encarnado por James Olmos); sin embargo, su vida da un giro cuando vieron que ambos son agentes encubiertos que buscan atrapar a los narcos y les tienden una trampa para incriminarlos.

Su vida se cruza con la del narcotraficante mexicano Papi Greco (James Olmos), quien se encarga de robar los dólares e incriminar a Trench y Stigman para librarse de todo cargo y que sean perseguidos por la CIA. Washington y Wahlberg muestran una relación tan buena que logran darle equilibrio al filme a través de escenas de acción y comedia, además del trabajo del vestuario y fotografía.