Un niño de nueve años se quedó impávido cuando el arquero lo saludó a través de una videollamada en medio de su casting

Por: Gloriana Corrales 16 marzo

"He ahorrado tres chanchitos para ir a ver a Keylor a España", decía el pequeño Gabriel Morera mientras hacía la prueba para uno de los papeles estelares de la película de Keylor Navas, Hombre de fe.

Este pequeño portero de la escuela de fútbol de Saprissa del Alto de Coronado no tuvo que esperar tanto para tener al guardameta nacional cara a cara. Si dicen que a un buen portero la suerte siempre lo acompaña, Gabriel tenía la suya de su lado la mañana de este jueves.

Este niño de 9 años no sabía que Keylor lo estaba viendo desde el otro lado del Atlántico, a través de una videollamada de Whatsapp en el celular del productor de la película, Jorge Obando.

Gabriel Morera, portero de la escuela de fútbol de Saprissa en Coronado, hizo la prueba la mañana de este jueves para el papel de Keylor niño.
Gabriel Morera, portero de la escuela de fútbol de Saprissa en Coronado, hizo la prueba la mañana de este jueves para el papel de Keylor niño.

Obando caminaba de un cubículo a otro con la pantalla del teléfono tapada. Quien estaba del otro lado era un secreto que solo fue revelado al pequeño Gabriel.

"¡Casi me desmayo!", dijo el niño al salir del casting, en el Estadio Nacional.

No era para menos. A mitad de la audición, Obando se acercó a Gabriel y le dijo: "Mirá quien está aquí. Hacelo bien porque Keylor te está viendo".

El niño se quedó de una pieza, inmóvil, mudo.

"¿Pura vida?", le dijo el arquero, y Gabriel apenas pudo extender su mano hacia la pantalla del celular, cual si fuera la memorable escena de E. T.

Sus ojos parecían dos bolinchas por la impresión, redondísimos, brillantes, casi como si se hubiera detenido en el tiempo.

"Pero no queríamos ponerlo nervioso, era más bien para que se soltara", le dijo Obando al niño.

Entonces, llegó el momento de gloria para Gabriel: era su momento de demostrar sus dotes de portero, mientras relataba ante la mirada de Navas la anécdota de una cuadrangular en la que salvó a su equipo de un gol de tiro libre. Se cuadró, achicó y atajó en el aire.

"¿Ves, papi? Yo te dije que piusiéramos todo en manos de Dios. ¡Qué suertudo!", le decía una y otra vez su abuela, Emilia Damasio.

Gabriel se declara un fiel admirador del Real Madrid y sobre todo, del guardameta tico.

"Él es un ídolo para mí y algún día quiero ser como él. Quiero ser un portero al que admiran y al que Dios le ayuda mucho", confiesa.

El portero del Real Madrid vio las audiciones de varios de los niños, jóvenes y adultos que llegaron al Estadio Nacional con el sueño de poder interpretarlo en el cine.
El portero del Real Madrid vio las audiciones de varios de los niños, jóvenes y adultos que llegaron al Estadio Nacional con el sueño de poder interpretarlo en el cine.

Casi una utopía. El sueño de aparecer en la cinta hizo que más de 900 personas se inscribieran en las audiciones.

La mayoría de quienes asistieron buscaban el papel de Keylor: casi todos niños, morados, madridistas y porteros.

"Para mí, Keylor Navas es una de las personas más importantes, ya que después de todo ha completado grandes sueños y a mí me gustaría completar un sueño parecido", dijo Anthony Blanco, de 11 años, quien llegó con la camiseta de la portería merengue.

El sacrificio parecía no importar ante tan valiosa oportunidad. Fue por eso que la mamá Yairo Rubén Cordero pidió permiso en la escuela para que su hijo faltara a un examen.

Ella y el pequeño de 9 años partieron de Ciudad Neily a las 4 a. m. y al mediodía esperaban el turno de Yairo, otro de los pequeños porteros, para probar suerte ante las cámaras.

El anhelo de ser como Navas también hizo que un joven coronadeño se despertara temprano este jueves para convertirse en el primero en audicionar para Hombre de fe.

Kevin Méndez llegó al Estadio Nacional una hora antes de que abrieran los portones, en compañía de su abuela. Para entonces, ni siquiera había fila.

Méndez tiene 16 años; también es evangélico; mide 1,71 metros y es portero en la escuela de fútbol de Saprissa en Coronado.

Pero antes de ponerse los guantes por primera vez, el muchacho fue admirador de Navas. "Soy superfán de Keylor y sería un honor para mí interpretarlo en la peli", dijo.

Destellos de esperanza. Sin que nadie se enterara, Navas presenció varios de los castings para el filme que llegará a los cines en diciembre de este 2017.

Era de noche en Madrid y el portero hizo un espacio en su agenda, antes de acudir al estudio bíblico al que asiste en España.

"Él está muy motivado con la película. Creo que hay varias cosas en la vida que a uno lo motivan, y esta es una", comentó Obando. "La ilusión de ver niños y generar un impacto positivo en la niñez creo que es lo que más le motiva".

"El impacto que él quiere dar no es por él, sino por lo que ha hecho Dios, por su esfuerzo y su trabajo, para que ese niño entienda que cuando vaya a entrenar, si se esfuerza, puede lograr las mismas metas", añadió.

Estos son algunos de los participantes en la audición que tenía como propósito encontrar actores para Keylor niño, joven y adulto; la familia de Navas; y su primer entrenador. ¿Encuentra usted parecido en alguno de ellos?