3 septiembre, 2013

Uruguay. El País James Franco busca ser un hombre renacentista: salta de la actuación a la escritura y, de ahí, a la dirección, sin detenerse a pensar. El resultado se refleja en filmes pretenciosos e intensos, como Child of God , adaptación de una novela de Cormac McCarthy.

El actor James Franco crece como productor y director. | AFP
El actor James Franco crece como productor y director. | AFP

“En el cine me gusta usar historias de autores que me gustan mucho, como McCarthy. Me ayudan a elevar el nivel de mi acción, de mi proyección, porque me siento obligado a mantener el nivel del libro”, explicó en rueda de prensa.

En el caso de Child of God ha cambiado la estructura de la obra de McCarthy para utilizar una narración más lineal de la historia de Lester Ballard, un hombre muy violento incapaz de vivir en sociedad, que evoluciona hasta el asesinato y la necrofilia. El actor que interpreta al protagonista es Scott Haze, un nombre muy poco conocido que ya tuvo un papel en un filme anterior de Franco. El director se mostró entusiasmado por la “increíble” actuación de Heize.