¿Amuleto? Tras la muerte de Heath Ledger, una seguidilla de acontecimientos crearon la ilusión de que hay una maldición con Batman

Por: Alessandro Solís Lerici 19 mayo, 2014

La muerte del actor Heath Ledger, el 22 de enero del 2008, a sus 28 años, llenó de llanto tanto a fans como a quienes trabajan o han trabajado en producciones de Batman.

Por si fuera poco, algunos alegan que el fallecimiento de quien interpretara maravillosamente a The Joker en The Dark Knight (2008) fue el comienzo de una cadena de tragedias alrededor del superhéroe; el comienzo de una supuesta “maldición” de Batman.

Ledger fue encontrado muerto en su casa tras consumir un combo de fármacos, hecho que en su momento causó impacto y confusión, máxime cuando se trataba de uno de los jóvenes actores más promisorios de Hollywood.

Heath Ledger en el papel de The Joker y Christian Bale en el de Batman, para le película The Dark Knight, lanzada en el 2008. / Fotografía: Archivo.
Heath Ledger en el papel de The Joker y Christian Bale en el de Batman, para le película The Dark Knight, lanzada en el 2008. / Fotografía: Archivo.

Ese año, el 23 de julio, Christian Bale (quien hizo el papel de Batman en la trilogía de Christopher Nolan) fue arrestado por supuestamente agredir a su madre cuando ella le habló mal a su esposa. El actor fue liberado bajo fianza, y mucho se dijo que su comportamiento podía estar ligado al estrés y depresión por la muerte de Ledger.

El incidente familiar sucedió la noche anterior al estreno en Inglaterra de The Dark Knight , y en el 2012 –mediante una entrevista en The Mail – trascendió que Bale no tiene contacto con su madre y hermana desde entonces.

El 2008 terminó con más tristeza alrededor de Batman, pues en noviembre se reportó que Conway Wickliffe, un técnico de efectos especiales, murió cuando salió disparado de un vehículo, al filmar una escena acrobática de la película. Tenía 41 años y dejó dos hijos.

Punto y aparte. Quizá el episodio más negro de la historia reciente de Batman sucedió el 20 de julio del 2012, cuando se realizó una proyección a la medianoche de la película The Dark Knight Rises en el Century 16, en Nueva York.

James Eagan, de 24 años, ingresó al cine y tiró granadas de gas lacrimógeno antes de empezar a dispararle a la audiencia con distintas armas, matando a 12 personas y dejando 70 heridos. Minutos después, el tipo fue arrestado fuera del cine.

Eagan era estudiante de Medicina en la Universidad de Colorado, pero abandonó los estudios un mes anterior, para luego usar una máscara antigás y un chaleco antibalas y cometer la sonada atrocidad. El Departamento de Policía de Nueva York luego confirmó que el sujeto se identificó como el Joker y que tenía el pelo anaranjado.

La tragedia abrió nuevamente el debate acerca de la influencia que tienen películas violentas en la mente de las personas, pero la contraparte siempre alegó que millones de personas ven películas como Batman pero muy pocas cometen actos como el de Eagan.