Está ambientada en la II Guerra Mundial y aunque hay violencia y muertos por doquier el polémico director asegura que es una “cinta de amor”. Esta es la historia de Desmond Doss.

Por: Alexánder Sánchez 11 febrero

Diez años pasaron desde que Mel Gibson cometió el error de su vida: estaba completamente borracho y sin reparo alguno comenzó a proferir insultos contra la comunidad judía.

El escándalo parecía el epitafio de su propia tumba. Todos lo odiaban por antisemita, malcriado y patán.

Lo peor de todo es que, poco antes de tales actos, Gibson recién estrenaba Apocalypto (2006) – su quinta película como director–, y la premisa de que ese sería su último filme de relevancia se afianzaba con el pasar del tiempo.

En medio | DEL DESASTRE, LA FIGURA DE DESMOND DOSS (ANDREW GARFIELD) SURGE COMO UN FARO DE ESPERANZA. CORTESÍA DE ROMALY
En medio | DEL DESASTRE, LA FIGURA DE DESMOND DOSS (ANDREW GARFIELD) SURGE COMO UN FARO DE ESPERANZA. CORTESÍA DE ROMALY

Pero todos, según Gibson, estaban equivocados, dormidos y engañados en su cálculos. El polémico director aseguró a EFE que durante toda esta década “nunca dejó de trabajar” y respalda su argumento con una película de tanto peso y calidad que este año obligó a la Academia a perdonarlo: Hacksaw Ridge ( Hasta el último hombre , 2016).

Nominada a seis premios Óscar, incluyendo mejor película y mejor director, Hacksaw Ridge es una cinta bélica que se estrenó el jueves en los cines ticos y que según AP “merece ser juzgada por su propios méritos”.

Es decir, haga como hizo la Academia. Dese la vuelta, cierre los ojos y olvide los defectos personales de Gibson y todo lo que pueda pensar de él.

Luego vaya al cine y solo déjese atrapar por esta nueva joya hollywoodense.

“Traumático, violento y conmovedor”, así es Hacksaw Ridge, según los expertos y las críticas que lo alaban.

Hacksaw Ridge es protagonizada por Andrew Garfield ( The Amazing Spider-Man , 2012). En la cinta él encarna a Desmond Doss, un médico militar que participó en la llamada batalla de Okinawa, efectuada durante la II Guerra Mundial.

Es una historia basada en la vida real, por lo que vale la pena recordar que Doss fue un devoto adventista del séptimo día y que durante toda su estadía en el frente de guerra se negó a tocar un arma.

Doss creía, firmemente, que él debía salvar vidas, jamás cobrarlas.

Su postura no era sencilla. Su negativa a realizar, lo que se supone debe hacer un soldado, le generó burlas constantes, golpizas y acoso por parte de sus pares y agentes superiores.

Por ejemplo, uno que le hace la vida imposible es el sargento Howell, encarnado por Vince Vaughn.

“La fe de Desmond era más profunda que cualquier dogma. Tenía una fuerte conciencia sobre su humanidad y sin duda su arma más fuerte era su fe”, dijo Garfield a la revista Time.

Para Garfield, en un mundo herido por los abusos políticos y mal manejo del poder, encarnar a Doss fue un gran respiro para su alma. Un trance en medio de la actual tormenta.

“La pasé muy bien haciendo de Desmond. Él logró trascender las poses culturales a través de su fe, convirtiéndose en un abanderado de –’haz a los demás lo que te gustaría que te hicieran a ti’ y ‘Me sacrificaré por mi hermano”, reflexionó el intérprete.

“Además, frente a hombres armados y con la inocencia de un niño Desmond pudo decir: ‘No puedo hacerlo’. Hay una parte de mí que quiere hacer eso”, agregó.

Hacksaw Ridge es la sexta película de Mel Gibson como director. Cortesía de Romaly
Hacksaw Ridge es la sexta película de Mel Gibson como director. Cortesía de Romaly

Ícono bélico. Desmond Doss, sin duda, fue un héroe. Su biografía dice que logró salvar a 75 heridos en la batalla de Okinawa y mantuvo su palabra de no empuñar un arma.

Gracias a sus méritos y radicales decisiones, Desmond se convirtió así en el primer objetor de conciencia en ser reconocido con la Medalla de Honor del Congreso estadounidense.

Su logro fue conmovedor pero sobre todo testimonial.

La cinta, que con mucha crudeza visual muestra a una una sociedad estadounidense dispuesta a todo para defender los intereses de su patria, muestra a la vez una manera más humana y espiritual de hacer las cosas.

No es extraño, por ende, que la reportera de AP Jocelyn Noveck tilde a Hacksaw Ridge de ser un largometraje bastante peculiar.

“Es una cinta violenta, cuyo héroe y base moral, patrocina la no violencia”, dice Noveck.

“Es un filme que por momentos puede sentirse implacablemente cursi y un segundo después dolorosamente real”, agregó la experta.

Gibson, por su parte, es más profundo y sentimental en sus apreciaciones sobre la película. En una entrevista con Los Angeles Times , el intérprete aclaró: Hacksaw Ridge “no es una historia de guerra, por el contrario es una historia de amor”.

¿Porqué lo dice? Sencillo. “ Lo que hizo Desmond fue el mayor acto de amor que existe, dar la vida por el prójimo”, agregó Gibson.

¿El Gibson real? Críticos de revistas como The Hollywood Reporter , Telegraph y San Francisco Chronicle , no solo alaban a Hacksaw Ridge sino que coinciden en una cosa: fue el mejor regreso de Gibson a la pantalla grande.

“Gibson ha hecho una película sobre la familia, la fe, el amor y el perdón, todo puesto a prueba en una arena de violentos matices. Es una película que no te querrás perder”, anotó Rolling Stone sobre la cinta.

Pero hay quienes hablan y hasta se rasgan las vestiduras con Hacksaw Ridge y todo el discurso de Gibson sobre su película: ¿Cómo es que un “alcohólico antisemita” puede hacer un largometraje de amor? ¿Qué tan auténtico es su mensaje? ¿De dónde le surgen tales ideas?

No es la primera vez que al ‘perdonado’ por la Academia se le cuestiona lo mismo.

Le pasó lo mismo con La Pasión de Cristo (2004), donde además fue criticado por añadir a sus películas cuestionadas secuencias de violencia y sangre.

Vince Vaughn | ENCARNA AL SARGENTO HOWELL EN HACKSAW RIDGE . SU PERSONAJE HUMILLA Y ACOSA AL PROTAGONISTA. CORTESÍA DE ROMALY
Vince Vaughn | ENCARNA AL SARGENTO HOWELL EN HACKSAW RIDGE . SU PERSONAJE HUMILLA Y ACOSA AL PROTAGONISTA. CORTESÍA DE ROMALY

¿Fue por morbo? Él lo negó y tampoco parece ser el caso en Hacksaw Ridge.

Lo cierto es que Gibson, quien ganó el Óscar en 1995 por Braveheart ( Corazón valiente ) no se desgasta en estas discusiones, sobre todo porque a este católico tradicionalista de vez en cuando le aparecen defensores.

“Jodie Foster dice que su ser más auténtico sale cuando usted dirige”, comentó a Gibson Glenn Whipp, periodista de Los Angeles Times.

Gibson respondió así: “Probablemente tenga razón. Una película tiene muchos componentes y, sin embargo, de alguna manera terminas dejando tu personalidad en ella. Eso es un misterio para mí”.

“No creo que pueda (hacer lo que hizo Desmond). Pero el hecho de que alguien más pueda hacerlo es inspirador para mí. Creo que, talvés, un día pueda hacer algo tan honorable como lo que él hizo”, finalizó.

Hacksaw Ridge se exhibe en todos los cines del país y solo puede ser vista por mayores de 18 años.