Si la versión animada del cuento de hadas es de sus clásicos favoritos, es casi seguro que la nueva cinta en live action no lo decepcionará. Con Emma Watson encabezando el reparto, el largometraje es un derroche de nostalgia, romance y fantasía

Por: Alexánder Sánchez 15 marzo

Aprender a amar y ser amado, eso necesita el príncipe insolente para romper el hechizo y dejar para siempre su grotesca y despreciada apariencia.

Se ve como un monstruo y nadie puede evitarlo. Lo peor es que una rosa, que sin piedad se deshoja, podría secarse pronto y atarlo etenamente a su desgracia.

Así reza, de entrada, el cuento de hadas de origen francés La bella y la bestia , que data de hace varios siglos atrás y que tiene decenas de versiones en el cine, el teatro y la literatura. Así también lo plantea la esperada y nueva película de Disney Pictures, la misma que hoy se estrena en los cines ticos con Emma Watson, en la piel de Bella, y Dan Stevens, en los gruesos lomos de la Bestia.

La bella y la bestia (2017), de Bill Condon, es en realidad la versión en carne y hueso de la película animada que hiciera famosa Disney, en 1991. La recordada cinta fue la primera animación en ser postulada como filme del año en los premios Óscar, y obtuvo estatuillas doradas en la rama de mejor banda sonora y mejor canción original.

El largometraje animado también ganó varios Globos de Oro y fue la primera película animada en recaudar más de $100 millones en el fin de semana de lanzamiento.

Se trató de un éxito rotundo, que más allá de los premios y la buena taquilla que al final logró amasar –$424 millones en todo el mundo–, puso a soñar a una generación fascinada con la riqueza visual y el contenido narrativo de la romántica historia.

Con todos esos antecendentes había algo definitivo: era cuestión de tiempo para que Disney refrescara su querido clásico y lo lanzara con todo en un estilo que está de moda, el live action o acción real.

Pero, ¿cómo hacerlo sin desmejorar la obra original? Al principio, Condon tuvo temor de no llegarle ni a los tobillos a tan impecable obra, pero finalmente decidió arriesgarlo todo y lanzarse al vacío.

“Considero que el filme de 1991 es una perfecto. Cuando se estrenó fue innovadora. La forma en que la historia está contada y esa banda sonora son increíbles. Por todo eso no quería sumarme al proyecto”, confesó Condon en las notas de producción de la película.

Pero Condon vio la luz y se inspiró. Impulsado por los avances tecnológicos el cineasta de películas como Crepúsculo y Dreamgirls supo que era el momento ideal para rehacer la obra y ponerla en los ojos de una nueva generación de inéfilos.

“Pasaron 25 años y la tecnología ha alcanzado las ideas conceptuales que fueron presentadas en la película animada. Ahora, como nunca, es posible crear una versión realista de una taza de té que habla, en un formato totalmente realista de acción en vivo”, añadió el cineasta.

Sí... el candelabro, el reloj y todos los objetos que h echizados acompañan a la Bestia, volverán a danzar con la música de Alan Menken.

La misma Bestia representó un gran lujo tecnológico para la producción. El actor Dan Stevens lo interpretó como los grandes a pesar de que es un personaje completamente digital. La captura facial fue la única herramienta con la que contó Stevens para darle vida.

“Fue especialmente difícil. Uno debe pensar en las escenas ya filmadas y mover solo el rostro, no el cuerpo, así haya diálogo o no. Hubo un caso en el que tuve que hacer todo el vals del salón de baile solo con mi cara”, explicó Stevens, muy conocido por su trabajo en la serie Downtown Abbey.

Emma Watson, | COMO BELLA, LUCIRÁ EN LA PELÍCULA VESTIDOS QUE LA HARÁN VER COMO PRINCESA. CORTESÍA DE ROMALY
Emma Watson, | COMO BELLA, LUCIRÁ EN LA PELÍCULA VESTIDOS QUE LA HARÁN VER COMO PRINCESA. CORTESÍA DE ROMALY

En esa misma línea también lucirá su talento Emma Thompson ( Sense and Sensibility ) , quien en el papel de la ama de llaves que se convierte en cafetera –la recordada y querida Sra. Potts– también divertirá a la audiencia a través de trucos digitales alta valoración.

Fantasía pura. Ya convencido de que podría hacerlo y con el primer paso dado, Condon se hizo otra vez niño y se consumió por entero en la historia del príncipe convertido en monstruo y la chica linda que quizá podría salvarlo.

El príncipe, engreído y egoista como era, quizá se merecía el hechizo que lo convirtió en bestia. O quizá no.

Pero no es la audiencia la encargada de juzgarlo, la Bella, de Emma Watson, tiene la última palabra.

Bella, tal como lo recuerda la cinta animada, es una chica encantadora de un pequeño pueblo. Tiene decenas de pretendientes pero de ninguno se deja conquistar: rechazar al odioso y engreído de Gastón (Luke Evans) es su especialidad.

Pero hay más. A Bella le gusta la aventura y algo le dice que su destino está más allá de las froteras de su comunidad.

Según Watson, “ha amado” La bella y la bestia “desde que tenía cuatro años de edad”, es decir poco antes de enrolarse por primera vez como la brujita Hermione Granger, en la saga de Harry Potter.

“Bella es una joven decidida, que dice lo que piensa y tiene ambiciones; es increíblemente independiente y quiere ver el mundo”, expresó la actriz.

“Además, tiene una relación de iguales con la Bestia, y para mí esa dinámica es tremenda e interesante y nunca antesla había visto en un cuento de hadas”, agregó la intérprete, muy consecuente con sus conocidas posturas feministas.

En la trama de la película, un día el padre de Bella –llamado Maurice (Kevin Kline)– cae en manos de la temida bestia y ella abogará por su salvación. Ofrecerá su libertad por la de él y así, finalmente, se verá cara a cara con el príncipe hechizado.

Brutalidad y belleza en un mismo espacio son la Bella y la Bestia. Todo lo que son realmente quedará al descubierto en tan singular encuentro, incluso los atisbos de humanidad ocultos en el temible monstruo.

“Fue muy interesante tratar de encontrar esos pequeños latidos humanos que hacen a la Bestia menos animal”, reflexionó Stevens.

El resto es historia, romance y fantasía pura. Quizá usted ya sepa el desenlace, pero es segurio que nunca se cansará verlo.

“Es una película diseñada con cariño, y en muchos sentidos es buena, pero antes que todo eso es una extasiada pieza de nostalgia renovada”, escribió Variety sobre la producción, que goza con una valoración muy positiva de los críticos alrededor del mundo.

El reloj, la cefetera, el candelabro y el plumero | TOMARÁN VIDA EN LAS VOCES DE EMMA THOMPSON, IAN MCKELLEN Y EWAN MCGREGOR. ESO SÍ, SOLO EN LA VERSIÓN EN INGLÉS DE LA PELÍCULA. CORTESÍA/ROMALY
El reloj, la cefetera, el candelabro y el plumero | TOMARÁN VIDA EN LAS VOCES DE EMMA THOMPSON, IAN MCKELLEN Y EWAN MCGREGOR. ESO SÍ, SOLO EN LA VERSIÓN EN INGLÉS DE LA PELÍCULA. CORTESÍA/ROMALY

Sonido de altura. La música de La bella y la bestia volverá a sorprender con el talento de Alan Menken, el genio que hizo posible que la película ganara el doble premio Óscar en 1991.

Eso sí, la cinta incluye nuevas grabaciones de las canciones originales, escritas por Menken y Tim Rice.

Por ejemplo, Beauty and the beast , la canción que ganó la estatuilla dorada gracias a la melodía de Menken y la letra de Howard Ashman, vuelve a sonar en la voz de Ariana Grande y John Legend.

En su versión original, Beauty and the Beast pasó a la historia en la voz de Celine Dion y Peabo Bryson.

No hay duda que Condon quizo darle un gran poder a la música del largometraje, a sabiendas de la resonancia emocional que genera con la audiencia.

La bella y la bestia se exhibe en todas las salas del cine del país. Es para todo público.

Cinco versiones fílmicas del cuento de hadas:

La Belle et la Bête (1946)
La bella y la bestia (1991)
La Bella y la Bestia 2: Una Navidad Encantada (1997)
El mundo mágico de Bella (1998)
La Belle et la Bête (2014)