Nominada a cuatro premios Óscar, la película Una niña maravillosa inunda la pantalla grande de esperanza, lucha y fantasía. En medio de la tragedia, un alma infantil inyecta optimismo

Por: Alexánder Sánchez 15 febrero, 2013
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

Hushpuppy, una curiosa niña con aires de heroína, no conoce la derrota. En medio de una catastrófica e inesperada inundación, ella será la protagonista de una intrépida, trascendente y esperanzadora misión.

Dirigido por Benh Zeitlin, ayer jueves los cines ticos estrenaron Una niña maravillosa ( Beasts of the Southern Wild , 2012), filme que de forma sobresaliente mezcla el drama con el realismo mágico y que ostenta cuatro nominaciones al Óscar, incluida la de mejor película.

Protagonizado por Quvenzhané Wallis –la niña más joven de la historia en optar a un Óscar como mejor actriz–, la película ubica su acción en una comunidad de Luisiana, que un gran dique separa del mundo.

En la película, dirigida por Benh Zeitlin –quien también está postulado al Óscar en su categoría–, la isla imaginaria se llama Isle de Charles Doucet y es conocida por sus residentes como el Bathtub .

“Es una olvidada pero orgullosa comunidad. En ella, Hushpuppy está a punto de quedarse huérfana. Hace tiempo que su madre se fue, y su adorado y alocado padre (Wink) siempre está de fiesta”, dice la sinopsis oficial de la nueva película.

En ese duro contexto, Hushpuppy debe sobrevivir, soñar y criarse. Eso sí, no está del todo sola: una serie de animales semisalvajes terminan por configurar su llamativa y particular convivencia con el mundo.

“Hushpuppy percibe la naturaleza como una frágil red poblada de cosas que viven, respiran y se mueven. Piensa que el universo depende de que todo encaje a la perfección”, señala el argumento.

“Pero cuando una tormenta eleva las aguas alrededor de su pueblo y su papá enferma de pronto, Hushpuppy descubre que el orden natural está a punto de derrumbarse”, agrega la sinopsis.

Hushpuppy, cuya imaginación vuela como las aves, piensa que los trágicos eventos están conectados con el deshielo de los icebergs.

Por tal razón, animales arcaicos atrapados en el hielo regresarán a la vida como señal clara del apocalipsis. Se llaman Uros y son una especie de jabalíes gigantes que cruzan sus pasos con la niña.

Lo cierto es que la catástrofe arrasa con todo. Ante la adversidad, Hushpuppy reacciona, saca todas sus fuerzas y se empeña en hacer algo por salvar su mundo.

“La cuestión de la película es cómo tener la fuerza de ver morirse el lugar de donde se ha salido, sin perder la esperanza, la alegría y las ganas de festejar”, dice Zeitlin.

“El sur de Luisiana me conquistó, porque esa mentalidad está por todas partes”, agregó el director, al referirse al lugar en el que se inspira el largometraje.

Recomendada. Como prueba de la calidad del filme, los sitios especializados Metacritic.com y Rottentomatoes.com le dan a Una niña maravillosa una nota de 8,6 en el promedio de la crítica internacional.

“Zeitlin capta el espíritu sureño, lo envuelve con poesía visual y simbolismo, y huye de la denuncia social. No es un filme para pasar el rato, es una inyección de espíritu sureño, de ilusión, dulce y terrible”, dijo Javier Ocaña, del diario El País de España .

Etiquetado como: