Un familia de mafiosos se esforzará por dejar las mañas delictivas, pero la vida en familia termina por impedírselo

Por: Alexánder Sánchez 7 febrero, 2014

Genios y figuras, hasta la sepultura, este refrán, pluralizado, es el que mejor define a la familia Blake, cuyos miembros llevan en su ADN el gen de la mafia.

Las figuras de Robert De Niro, Michelle Pfeiffer y Tommy Lee Jones protagonizan en los cines ticos Una familia peligrosa ( Malavita , 2013), c omedia francesa que lo hará reír a punta de sarcasmos, prodigiosos engaños y tétricas parodias.

Nuevo comienzo. Pfeiffer y De Niro son jefes de familia que tratan de dejar atrás su pasado. Romaly para LN
Nuevo comienzo. Pfeiffer y De Niro son jefes de familia que tratan de dejar atrás su pasado. Romaly para LN

La película, dirigida por Luc Besson ( El quinto elemento , 1997) y que se estrenó ayer en los cines ticos, se ubica en la localidad francesa de Normandía. Hasta esa apacible provincia llegarán los Blake, directamente importados desde los Estados Unidos.

“Se trasladan a Normandía bajo un programa de protección a testigos del FBI. Aunque los Blake hacen lo posible para adaptarse a su nuevo estilo de vida, enseguida se verán obligados a utilizar los viejos métodos para solucionar los problemas familiares que padecen”, dice la sinopsis de la película.

En Una familia peligrosa , De Niro interpreta a Fred Blake, alias Giovanni Manzoni, mientras que Pfeiffer representa a su esposa, Maggie Blake.

“Me encanta interpretar el papel de mujer de la mafia”, aseguró la actriz estadounidense, quien ha encarnado personajes parecidos, por ejemplo, en Married to the Mob .

De Niro –quien en la nueva cinta se acerca de nuevo a un mundo que ya exploró en películas como El padrino – señaló que no sentía nostalgia por ese tipo de papeles, aunque destacó que Una familia peligrosa le da un nuevo giro al género.

La originalidad del enfoque radica en que “no es una película sobre la mafia, sino sobre la familia”, precisó Besson.

Una familia peligrosa es una adaptación cinematográfica de la novela Badfellas , escrita por el guionista francés Tonino Benacquista.

A pesar de que la crítica ha calificado bien el trabajo de De Niro y Pfeiffer, no ve con buenos ojos al filme: sitios como The New York Times y Variety la acusan de “incoherente”, “cursi” y “poco entretenida”.