Basada en la trilogía del autor James Dashner, esta primera adaptación cinematográfica ya tiene el viento a su favor, con críticas que la comparan con Los juegos del hambre

Por: Gloriana Corrales 19 septiembre, 2014

Imagine que despierta en un elevador que asciende lentamente. Su mente está en blanco. Sin explicación alguna, usted no sabe su nombre, dónde está, de dónde vino, ni un solo detalle de su pasado. Aterrador, ¿no?

Una escena de este tipo es el inicio de la mayor aventura en la vida de Thomas, protagonista de la nueva saga The Maze Runner, del director Wes Ball.

Una vez que el ascensor se detiene y las puertas se abren, Thomas es recibido por una colonia de chicos que le dan la bienvenida al Área, zona amplia rodeada por enormes paredes de concreto.

Thomas y sus compañeros –denominados los Habitantes– no tienen idea de cómo o por qué llegaron al Área, pero han notado que cada mañana se abren enormes puertas de concreto que conducen al Laberinto y que se cierran al atardecer.

Cada 30 días, un nuevo joven llega en el elevador.

Además, Thomas se entera de que cada residente del Área tiene una función a su cargo, que va desde la jardinería a la construcción, y que existen corredores élite que se encargan de dibujar las paredes del Laberinto que los mantiene cautivos y cambia de configuración cada noche.

De alguna manera, el chico siente una inquietante familiaridad con el Área y el Laberinto. Poco a poco, toma consciencia de que hay algo encerrado en sus recuerdos que podría ser la clave para resolver los misterios del Laberinto y, quizás, del mundo más allá, según relatan las notas de producción.

Misterio.Los Habitantes deberán descifrar cómo funciona el Laberinto y por qué llegaron ahí.Discine para L]N
Misterio.Los Habitantes deberán descifrar cómo funciona el Laberinto y por qué llegaron ahí.Discine para L]N

La saga se basa en la trilogía de literatura juvenil escrita por James Dashner, quien además ya publicó una precuela titulada The Kill Order .

Esta primera película se estrenó ayer en cines nacionales, y hasta hoy se proyectará en Estados Unidos.

“Incluso si no llega a alcanzar el éxito que cosechó L os juegos del hambre , tal como sus productores desearían, puedo decir que es la mejor película wannabe que he visto en mucho tiempo”, apunta William Goss, crítico del Austin Chronicle .

La buena noticia para quienes vayan a ver esta cinta en los próximos días y se levanten satisfechos de sus butacas es que desde hace un año 20th Century Fox adquirió los derechos del segundo libro de Dashner, The Scorch Trials , por lo que quizá no sea necesario esperar mucho tiempo más por la siguiente parte.

Etiquetado como: