4 febrero
El filme Tarde para la ira se consagra en los premios Goya
El filme Tarde para la ira se consagra en los premios Goya

Madrid. AFP/AP Con un guion magistral y un eficaz elenco de actores, el thriller Tarde para la ira, ópera prima de Raúl Arévalo, se impuso este sábado como la mejor película española en la 31ª gala de los Goya.

La cinta venció a la favorita Un monstruo viene a verme de Juan Antonio Bayona, al melodrama Julieta, de Pedro Almodóvar y a los thrillers El hombre de las mil caras, de Alberto Rodríguez, y Que Dios nos perdone de Rodrigo Sorogoyen.

Por su parte, Un monstruo viene a verme arrasó con nueve premios Goya que incluyeron mejor dirección, para J.A. Bayona. Emma Suárez, en tanto, hizo historia como la segunda actriz doblemente galardonada en la misma ceremonia.

Este filme arrancó con fuerza en la gala del cine español, ganando los siete primeros premios entregados a los que optaba: dirección de producción, dirección artística, maquillaje y peluquería, fotografía, sonido, efectos especiales y música.

Su primera derrota llegó con el premio a la mejor actriz de reparto para Suárez, quien con su rol materno en La próxima piel superó a Sigourney Weaver. La española fue además galardonada como mejor actriz protagonista por su trabajo en Julieta de Pedro Almodóvar, en la que interpreta a una madre en busca de la hija que abandonó años atrás. Es apenas la segunda actriz en lograr la hazaña, después de que Verónica Forqué se alzara con los dos premios en 1987.

Bayona se llevó el Goya al mejor director, pero el debutante Raúl Arévalo saboreó el premio final por el thriller Tarde para la ira , que también se hizo con los galardones a la mejor dirección novel y el mejor guion original, y le mereció a Manolo Solo el premio al mejor actor de reparto.

El premio al mejor actor protagonista fue para Roberto Alamo por su rol de policía en la cinta Que Dios nos perdone.

El Goya para la mejor película Iberoamericana fue para la argentina El ciudadano ilustre, de Gastón Duprat y Mariano Cohn; y el de mejor película europea para la francesa Elle, de Paul Verhoeven.