Esta vez, la compañía Marvel saca pecho con el personaje más mágico y surrealista de su cantera. Este jueves, los ticos conocerán al “Hechicero Supremo”.

Por: Alexánder Sánchez 3 noviembre, 2016

Este 2016, Marvel se sale deliciosamente del molde y hace un gran paréntesis en su línea cinematográfica: cambia la fuerza bruta de sus superhéroes por el misticismo, el surrealismo y la magia pura de un personaje no tan conocido como sus pares.

El Dr. Strange, sin armaduras, músculos o superpoderes de origen químico o radioactivo, es el protagonista de la decimocuarta película del universo fílmico de Marvel, que se estrena este jueves con críticas esperanzadoras.

Dr. Strange: Hechicero Supremo , “la nueva y alucinante película de superhéroes de Marvel es la mejor desde Los Vengadores (2012). Es el blockbuster más deslumbrante visualmente del año”, comentó David Ehrlich , de Indiewire.

Así luce | BENEDICT CUMBERBATCH, COMO EL DR. STRANGE. CORTESÍA DE ROMALY
Así luce | BENEDICT CUMBERBATCH, COMO EL DR. STRANGE. CORTESÍA DE ROMALY

Dirigida por Scott Derrickson y protagonizada por Benedict Cumberbatch, Chiwetel Ejiofor y Tilda Swinton, la nueva apuesta de Marvel nos lleva sin remedio a un mundo repleto de realidades y dimensiones alternativas.

Como bien lo dice Fotogramas.es , Dr. Strange: Hechicero Supremo es la cinta “más lunática y extravagante de Marvel” e incluso tiende a parecerse en algunos tramos a la “volada” Inception (2010).

En algunos momentos, alucina como la cinta de Nolan pero no llama a confusión: los productores tuvieron el cuidado de ser muy pedagógicos en el inicio de la trama y guiar de la mano al espectador.

A sabiendas de que gran parte del público joven desconoce el origen del Dr. Strange (Cumberbatch), el guion es bastante instructivo. En sus primeros minutos de metraje presenta, sin complicaciones, quién es y de dónde viene el Dr. Strange.

Lleno de conflictos interiores y cuestionadas formas de manipular el mundo, el Dr. Strange es un personaje que hace honor a su nombre: es raro, insólito, excepcional, misterioso, singular y por supuesto sorprendente.

Creado en 1963, por Stan Lee y el dibujante Steve Ditko (#110 de Strange Tales ), el Dr. Strange nunca pretendió luchar contra el mal, ni mucho menos enfrentar el mundo desde la trinchera de las artes mágicas.

En los cómics, su nombre de pila es Stephen Strange, un experto en neurocirugía, muy codicioso y además insoportablemente egocéntrico.

Pero como todo lo que sube tiene que caer, un día su prepotencia se apagará en un instante: un accidente le provoca una enfermedad nerviosa en sus manos y lo obliga a retirarse.

El trago amargo, no resuelto por la medicina moderna, lo obliga a buscar soluciones muy lejos: en los Himalayas.

Allí conocerá a un enigmático tibetano con poderes místicos, quien será su guía y mentor en el fascinante mundo de las artes mágicas y las realidades alternativas.

Ese maestro se llama El Anciano, y en la cinta quien le da vida es Tilda Swinton, una elección actoral que ha despertado polémica por el género y etnia de la artista.

En el cómic, El Anciano es varón y de origen asiático.

“Creo que cuando la gente vea el filme entenderá que es muy diverso, en todo tipo de formas. Hay muy buenas razones para que sea así y todo será revelado en la trama”, expresó Swinton tras la polémica.

El caso es que bajo la guía de El Anciano comenzará la impresionante historia del Dr. Strange y sus legendarios enfrentamientos con entidades místicas extradimensionales.

El villano de la película es Kaecilius, encarnado por el actor Mads Mikkelsen. Cortesía de Romaly
El villano de la película es Kaecilius, encarnado por el actor Mads Mikkelsen. Cortesía de Romaly

Además, en los cómics se ve las caras con traidores como el Barón Karl Mordo, quien en varios arrebatos intentó adueñarse por la fuerza del honroso título de Hechicero Supremo.

Antagonistas. En el nuevo filme de Derrickson, el Barón Mordo aparece encarnado por Chiwetel Ejiofor y, según el tráiler y las primeras reseñas, no es tan malo como lo pintan las historietas.

De hecho, la aparición más oscura de la cinta no recaé en él, sino en Kaecilius (Mads Mikkelsen), el gran villano.

En las historietas Kaecilius no siempre fue malo. Era un Maestro de las Artes Místicas e incluso era compinche de otro personaje de la cinta, Wong (Benedict Wong) –mayordomo de El Anciano– y el resto de miembros de la orden.

Un día, por motivaciones muy personales, Kaecilius se rebela contra El Anciano y el poder de las dimensiones paralelas complican las cosas.

Para Mads Mikkelsen, Kaecilius es “sólo un hombre que cree en cosas diferentes de las que cree el héroe, lo que no quiere decir que no desee que el mundo se mantenga a salvo”.

“Simplemente, tiene una idea alternativa de cómo hacerlo. Es el antagonista, pero no está necesariamente equivocado”, dijo el actor al sitio Sensacine.com.

El futuro. Luego de Capitán América: Civil War , Dr. Strange: Hechicero Supremo es la segunda película de la tercera fase del Universo de Marvel.

¿Qué vendrá luego para el sorprendente mago?

Tilda Swinton encarna a El Anciano, maestro del Dr. Strange. Cortesía de Romaly
Tilda Swinton encarna a El Anciano, maestro del Dr. Strange. Cortesía de Romaly

En una entrevista realizada por Sensacine.com, Cumberbatch no reveló por cuántos años fue contratado para encarnar al personaje, pero sí dijo que su aventura en el universo Marvel apenas comienza.

“No me acuerdo por cuántos años es el contrato. Sí puedo decir que la historia sigue adelante. Obviamente. Después de Los Vengadores: Infinity War, ya veremos”, dijo el actor.

Por otra parte, Dr. Strange: Hechicero Supremo está siendo considerada por la crítica como un espectáculo visual imperdible.

“Un caleidoscopio de singularidad e innovadores efectos”, dice USA Today , mientras que la revista Cinemanía la llamó “caramelo visual”.

En el país, Dr. Strange: Hechicero Supremo podrá verse en los formatos 2D, 3D, Atmos e Imax.