Ya sea en el cine o la televisión hay carros que parecen tomar vida, contonearse y actuar con estilo en el plató. Sin pretenderlo, pasaron de solo pasear al protagonista a convertirse en una estrella más de la producción.

Por: Alexánder Sánchez 6 septiembre, 2015

En cuatro ruedas y con una pinta clásica que los años no oxidan, estos coches se han convertido en el sueño mojado de muchos coleccionadores.

Son carros, pero definitivamente no de cualquier clase: son estrellas del cine y también de la pantalla chica.

En junio de este año, por un precio que rondó los $300.000, Hollywood subastó el Pontiac Trans Am, un auto si cuya marca no le suena es casi seguro que sí lo hará su apodo: el Auto Fantástico.

Luces frontales rojas e intermitentes, un volante deportivo sin igual y un dash virtual de corte futurista –que incluso dotaba al auto de voz y cierta personalidad– volvieron inmortal al recordado Pontiac negro.

Sean Connery posando con el Aston Martin DB5, utilizado en sus aventuras como James Bond. Archivo
Sean Connery posando con el Aston Martin DB5, utilizado en sus aventuras como James Bond. Archivo

La venta del Auto Fantástico – conocido como Kit en la recordada serie de los años 80–, revivió así la fiebre por estos codiciados bólidos, que han marcado a generaciones por su belleza, estilo e inolvidables aventuras.

Tanta es su importancia en el celuloide y en la pantalla chica, que figuras como James Bond (Sean Connery/Roger Moore), Michael Knight (David Hasselhoff) o el mismo Batman, no serían lo mismo sin la compañía motorizada de estos singulares personajes.

“Es definitivo. Los carros, dependiendo de cuales, se vuelven un personaje más de las producciones y hasta pueden ser piezas clave en el guion de una película o programa”, opinó Miguel Gómez, director de Italia 90 y Maikol Yordan de viaje perdido.

“Por ejemplo, en las películas de El cielo rojo, tenemos un carro que se vuelve muy importante en unas escenas. Todo gira alrededor de él”, agregó el cineasta.

Son innumerables los carros que podrían generarle a usted una extraña combinación de nostalgia, codicia y también algo de niñería, así como son muchas las listas que intentan agrupar a los más importantes de la historia.

Por eso, basados en recopilaciones de revistas como Popular Mechanics y programas como Wheeler Dealers , de Discovery Channel , en Viva seleccionamos diez que han marcado la historia audiovisual en todo el mundo.

Empecemos repasando las joyas motorizadas del cine.

Para los amantes de las películas de acción, quizá sea imposible olvidar el Aston Martin DB5 (1964), lujoso coche que, en la pantalla grande, tuvo su debut en la cinta Goldfinger (1964).

Sean Connery, en la piel del inmortal James Bond, condujo el Aston Martin en diversas escenas de la famosa película, erigiendo al carro como todo un ícono de lujo y prestancia internacional.

Tanto fue su éxito en pantalla que el modelo DB5 repitió en otros filmes de James Bond, tales como Operación trueno (1965) y sus versiones modernas El mañana nunca muere (1997), Casino Royale (2006) y en Operación Skyfall , (2012).

Con esa trayectoria y el título de leyenda ya sobre su carrocería, el Aston Martin DB5 original fue vendido en 2010 por la suma de $4,6 millones.

“Se vendió con todos sus gadgets , esos que utilizaba en la cinta para escapar y atrapar a sus enemigos. Por ejemplo, tenía un asiento eyectable, un aparato para soltar aceite y diferentes mecanismos de pistolas automáticas”, informó el sitio especializado motorpasion.com.

Pero el Aston Martin no es el único carro de James Bond aclamado por los fanáticos. El Lotus Esprit S1, se hizo mundialmente famoso al aparecer en La espía que me amó (1977), filme protagonizado por Roger Moore.

Para la época, el S1 era un carro deportivo de mucha proyección internacional y se decía que sus facilidades de manejo eran superiores a la de sus competidores. Pero todo eso fue nada, luego de que el agente 007 –encarnado por Roger Moore– lo convirtió en todo un submarino.

Llantas retráctiles, propulsión acuática y misiles incorporados convirtieron al Lotus Spirit S! en toda una máquina bajo el agua. Al menos en la ficción.

Imposible olvidar a Kit, el Auto Fantástico, inseparable compañero de Michael Knight (David Hasselhoff). Archivo
Imposible olvidar a Kit, el Auto Fantástico, inseparable compañero de Michael Knight (David Hasselhoff). Archivo

Ahora recordemos el DMC Delorean. Sí, el de las curiosas ‘alas de gaviota’. Ese llamativo carro nos lleva sin pérdida hacia Volver al futuro (1985) y sus secuelas, todas protagonizadas por Michael J. Fox y Christopher Lloyd.

En su rol del Dr. Emmett Brown, era Lloyd quien domaba esta bestia tecnológica, la cual nos hacía soñar en años venideros. Como por arte de magia, este coche iba y venía del futuro y luego se devolvía al pasado, convirtiéndose en uno de los prospectos motorizados más fantasiosos del cine y la televisión de nuestros días.

Otro carro para volverse loco y echar a volar la imaginación es el Batimóvil, pero específicamente el que aparece en la exitosa trilogía de Christopher Nolan ( Batman Begins , The Dark Knight , The Dark Knight Rises ).

A este carro se le conoció como Tumbler ( Acróbata ) y su diseño– especial para la batalla– se apartó de los estilos esteticistas y curvilíneos de las tradicionales cintas del hombre murciélago.

Tampoco olvidemos el Ford Falcon XB Coupe (1973), que en Mad Max 2 (1981) se ganó un espacio en el corazón de los fans. ¿Acaso alguien no recuerda al famoso interceptor negro?

También merece destaque el Ford Mustang utilizado en el remake de Gone in 60 Seconds , del 2000. Conocido como Eleanor, este auto lo conocimos por primera vez en la cinta original, pero revistió importancia al ser modificado por el famoso Chip Foose.

En cuanto al modelo original, de 1971, se dice que se crearon once modelos para la cinta de H.B. Halicki, de los cuales solo tres funcionaban realmente. Los de ‘verdad’ sirvieron para los primeros planos del rodaje y los otros tenían como destino ser destruidos en las escenas peligrosas.

Tanta fue la fama de este carro que una réplica del mismo fue subastado en un $1 millón.

Para cerrar, hay que hacer mención del del Mustang fastback, empleado en la cinta Bullit (1968), Steve MCQueen.

El auto color verde tuvo tanto impacto, que en Estados Unidos existen asociaciones de propietarios de este modelo, tales como como la International Mustang Bullitt Owners Club.

Además, en 2001, Ford anunció una edición limitada del modelo: el Ford Mustang GT Bullitt . Este era muy similar al de la película y cautivó por imitar su característico sonido.

De la televisión. Al ya mencionado Auto Fantástico, de la pantalla chica podemos mencionar otros memorables modelos: el Dodge Charger (1969) y el Ford Gran Torino (1975).

El Dodge Charger , o mejor conocido como el General Lee, fue la carga pesada de la serie Los Dukes de Hazzard (1969). Se trató de un rápido e ‘indestructible’ coche anaranjado que se quedó en la retina de miles de televidentes.

Indestructible entre comillas, pues algunas publicaciones aseguran que se destruían de dos a tres carros en cada capítulo.

Tan querido es el Dodge Charger que el actor John Schneider, uno de los protagonistas de la serie, subastó una réplica del General Lee y un oferente habría ofrecido casi $10 millones.

El batimóvil, utilizado en la trilogía de Christopher Nolan, es el más rudo de su clase. Archivo
El batimóvil, utilizado en la trilogía de Christopher Nolan, es el más rudo de su clase. Archivo

Por último, el Ford Gran Torino nos refiere a la serie Starsky y Hutch (1975).

A bordo de su Zebra Three, como llamaron al Ford Gran Torino en la serie, los personajes centrales –David Michael Starsky y Kenneth Hutchinson–,patrullan las calles de California para combatir el crimen sin cesar.

El Zebra Three, de intenso color rojo y franjas blancas a sus costados, se volvió una leyenda para los televidentes, a pesar de no gustar a sus protagonistas.

“Era enorme y costaba mucho manejarla”, dijo en alguna ocasión Paul Michael Glaser, quien encarnaba al agente Starsky.

REPASE 10 DE LOS AUTOS MÁS RECORDADOS DEL CINE Y LA TELEVISIÓN:

ASTON MARTIN DB5

Filme: Goldfinger (1964) y otras cintas de la saga

LOTUS ESPRIT S1

FILME: La espía que me amó (1997)

DMC Delorean

FILME: Volver al futuro (1985)

BATIMÓVIL

FILME: Batman Begins, The Dark Knight, The Dark Knight Rises.

FORD FALCON XB COUPE

FILME: Mad Max 2 (1981)

FORD MUSTANG (modificado)

FILME: Gone in 60 Seconds (2000)

MUSTANG FASTBACK

FILME: Bullit (1968)

DODGE CHARGER

Serie: Los Dukes de Hazzard (1969)

FORD GRAN TORINO

Serie: Starsky y Hutch (1975).

El AUTO FANTÁSTICO

Serie: El AUTO FANTÁSTICO