Filme intenso El cine de Fincher

Por: William Venegas 7 octubre, 2014

Las películas del director David Fincher van al cuerpo, así una tras otra. Esta vez nos referimos a su más reciente filme, titulado Perdida (2014), cuyas imágenes parecen diseñadas con astucia de buen arquitecto. Se basa en la novela homónima de Gillian Flynn.

Según sus palabras, la escritora Flynn (también guionista), con esa novela ella tuvo algo en mente; dijo entonces: “Hay muchas mujeres que luchan tanto como los hombres por ser buenas, pero que no pueden: hacen el mal y son violentas”; este concepto le vino a Fincher como anillo al dedo.

En efecto, con el filme Perdida tenemos una relación tortuosa de amor y odio en una pareja casada, donde el sexo amoroso y la violencia castrante pueden darse por gotas iguales entre él, llamado Nick, y ella, llamada Amy.

El bien y el mal. Bajo la autoría del director David Fincher y con actuaciones de Rosamund Pike y Ben Affleck, se exhibe película elogiada por la crítica en toda parte. CORTESÍA DISCINE.
El bien y el mal. Bajo la autoría del director David Fincher y con actuaciones de Rosamund Pike y Ben Affleck, se exhibe película elogiada por la crítica en toda parte. CORTESÍA DISCINE.

Precisamente, cuando este matrimonio celebra su quinto aniversario, Amy se esfuma sin razón aparente. De ahí en adelante, comienza a develarse una realidad bastante distinta a la que se creía y las marañas internas empiezan a mostrarse.

Se piensa que Amy fue asesinada y el sospechoso inmediato es Nick. Para la policía esa es la pista, por lo que investiga al estilo cajonero de cualquier programa televisual. Con burla, el mismo filme menciona La ley y el orden .

En río revuelto, ganancia de pescadores; así, mientras más se oscurece el panorama, más aparece la prensa como animal carroñero, capaz de hacer –de cualquier drama– una simple mercancía para más audiencia.

Buen trabajo. En este punto, David Fincher sí carga tintas con aguda mirada.

Como es su costumbre, la trama en manos de dicho director le sirve de pretexto para indagar en la ambivalencia del bien y el mal. Lo hace con estilo propio. Lo hace con autoría. Lo hace con criterio. Lo hace como él quiere hacerlo y, de paso, darnos buen cine.

De manera menos escabrosa y permitiéndose alguna secuencia efectista, con Perdida , Fincher resulta espeleológico en el análisis de la conducta humana y sus conceptos están por encima de fórmulas visuales o de su propio arte narrativo.

Esta es película para ver más allá de sus apariencias: es para ahondar en la psicopatía moderna, con menos tenebrismo visual, pero siempre para ver algo más que una historia de pareja. Es tensa denuncia de la locura en la sociedad contemporánea.

La película está narrada con precisión de buen cirujano o de fino relojero, excepto hacia al final, donde no deja de ser redundante o, más bien, insistente, casi obsesivo con el apunte último.

Ello no quita que David Fincher se muestre como es: realizador arduo, peor que zapato pequeño en pie grande.

De paso, logra el milagro de que Ben Affleck actúe bien, pero quien destaca es la actriz Rosamund Pike. Con ellos y demás sintaxis del cine se tiene un filme impactante, con finura visual y sediciosa a la vez, que siempre tiene a mano un coup de théâtre (golpe de teatro) para hacer imprevista la trama.

Esta es película obligatoria para cinéfilos y para adeptos al thriller . Es filme de un director que se respeta a sí mismo y tiene valor para denunciar aquello que vive de las apariencias, incluso un país: su país.

PERDIDA

Título original: Gone Girl

Estados Unidos, 2014

Género: Drama

Dirección: David Fincher

Elenco: Ben Affleck, Rosamund Pike

Duración: 145 minutos

Cines: CCM Cinemas, Cinemark, Cinépolis