La astuta combinación de terror y de ciencia-ficción en esta producción dirigida con audacia por Daniel Espinosa, le da cuerpo a una película que sabe entretener

Por: William Venegas 25 marzo

Hay una frase harto elocuente del crítico de cine argentino Leonardo González, quien advierte sobre películas que llegan a las carteleras silbando bajito, pero que luego se convierten en algo fresco y entretenido. Es el caso del filme Life: vida inteligente (2017), dirigida con audacia por Daniel Espinosa.

El nombre de este director suena a “tico”, como si viviese ahí a la vuelta de la esquina, pero lo cierto es que es sueco, nacido en Estocolmo, en 1977. De él, recuerdo un filme bien ralito titulado Protegiendo al enemigo (2012), sobre la alta corrupción presente en el mundo del espionaje.

Esa fue su primera película en Hollywood. Luego El niño 44 (2015), elogiada por un sector de la crítica. Ahora aparece Life: vida inteligente , que divide criterios entre quienes la han visto y la comentan.

Por mi parte, me sorprendió el magnífico enganche que muestra el filme entre las dos vertientes de lo fantástico: la ciencia-ficción y el terror, por más que su trama no sea tan original dentro de dicho género. Más que el argumento, importa el tratamiento recibido por la historia narrada.

Los sucesos de la película acaecen en una Estación Espacial Internacional que orbita la Tierra, luego de recoger muestras recogidas en Marte para ver si hay vida en dicho planeta. Por prevención, los tripulantes de dicha estación no pueden regresar a la Tierra y deben trabajar en el espacio.

Cuando uno de los científicos a bordo examina la única célula encontrada, el equipo de seis tripulantes presencia un hecho insólito: encuentran la prueba incuestionable de que hay vida extraterrestre. La célula de Marte se les convertirá en el sétimo pasajero con todas las sorpresas del caso.

La trama es en una estación espacial y sale una buena película con Jake Gyllenhaal y Rebecca Ferguson. DISCINE PARA LN.
La trama es en una estación espacial y sale una buena película con Jake Gyllenhaal y Rebecca Ferguson. DISCINE PARA LN.

El problema es la actitud colonial de los humanos, la de lastimar al otro sujeto, por lo que equivoca el trato. Un simple acto de aplicar toques eléctricos a la célula marciana, la pone a la defensiva y su mejor amparo es atacar. La Estación Espacial Internacional se convierte en terreno de una lucha sorpresiva.

El ser alienígena recibe el nombre de Calvin y será muy peligroso para los humanos, porque pronto se descubre que Calvin tiene una inteligencia superior. Sin embargo, el filme no es solo una pelea. Hay más, y se muestra con la bien lograda caracterización de personajes y con las excelentes actuaciones de todo el elenco.

Es cuando aparece el terror a lo desconocido y tenemos la presencia de los temores internos de los astronautas, quienes –al fin y al cabo– añoran el deseo de regresar a la vida cotidiana en la Tierra. Todos ellos, menos uno (excelente trabajo actoral de Jake Gyllenhaal).

La mezcla de lo claustrofóbico con el espacio abierto está muy bien manejada por el arte visual, reforzada por estupenda música y por el logro de los más distintos planos, largos o cortos, y hasta con oportunas pérdidas del encuadre.

Quienes vean semejanzas de esta película con Alien (1979, de Ridley Scott), tienen razón. Igual la tendrán cuando noten las diferencias. Filme recomendado.

Ficha técnica

Título original: Life

Estados Unidos, 2017

Género: Fantástico

Dirección: Daniel Espinosa

Elenco: Jake Gyllenhaal, Rebecca Ferguson, Ryan Reynolds

Duración: 103 minutos

Calificación: Cuatro estrellas de cinco posibles