Hay superhéroes con los calzoncillos por fuera; ahora llega uno que solo lleva calzoncillo y capa como vestimentas

Por: William Venegas 21 agosto

Al rato, uno ve la película Las aventuras del capitán Calzoncillos (2017) entre asombrado y atento (no es lo que uno espera del cine para niños y por la cantidad riquísima de variaciones formales). Además, vemos una aventura cuya trama lleva consigo mucho cinismo y alta burla a muchas cosas.

De manera independiente de la calidad de las películas de superhéroes, que las hay con muy distintas calificaciones, no me caen bien estos sujetos narcisistas con sus poderes, sobre todo si los vemos en grupo, quienes hablan más de ellos mismos que de los peligros que enfrenta la humanidad en sus filmes.

Me entretengo más con don Chapulín Colorado y con sus erráticos triunfos en la ayuda generosa a los demás, parodia gozosa de los tales superhéroes. Lo bueno ahora de la película animada Las aventuras del capitán Calzoncillos , dirigida por Rob Letterman y David Soren, es el ingenio que tiene para agarrar de mona a los tales superhéroes con la figura graciosa del capitán Calzoncillos.

Las referencias a ese universo cada vez más amplio de sujetos con extraños poderes son muchas en Las aventuras del capitán Calzoncillos , pero me da temor recalcar algunas muy graciosas, porque, por chismoso, les adelantaría situaciones que ustedes pueden disfrutar en la sala de proyección.

Como no les voy a adelantar nada de esas secuencias ( spoiler en inglés), les diré que casi todas ellas son muy específicas en sus referencias y surcan el camino de la sátira, donde la burla denota desprecio hacia el sujeto burlado. Tal vez sea lo mejor que tiene esta película y el hecho de que, al hacerlo, recurra a distintas expresiones visuales.

El director de una escuela es un valiente superhéroe. DISCINE PARA LN.
El director de una escuela es un valiente superhéroe. DISCINE PARA LN.

Lo interesante es que Las aventuras del capitán Calzoncillos se atreva a romper su devenir narrativo y su continuidad visual y que, con ello, no desarticule su propia unidad ni aquella coherencia que todo buen filme está obligado a cumplir. Incluso, cuando parece cine más bien rudimentario, es porque así quiere presentarse.

La sátira se dirige más a los mundos ficticios de los superhéroes. Sin embargo, igual lo hace con los estilos de educación formal en las escuelas, con la agresividad inesperada de los niños y con la respuesta poco adulta de los educadores. Puede haber más, porque hay muchas aristas que se le pueden comentar a este filme con piel de seda, pero con lengua afilada.

También se debe señalar que los constantes cambios visuales de estilo le sirven al filme para tapar las partes menos importantes del argumento. La trama parte de dos niños que escriben y dibujan un cómic, con el capitán Calzoncillos como héroe y con el Profesor Pipicaca como su antagonista.

Un día, por arte de un anillo venido entre tantas baratijas hechas en China, la imaginación de los niños con su cómic pasa a la “realidad real” y –entre ambos mundos– va a correr la historia que vemos en pantalla, basada en una serie de libros escritos por Dav Pilkey. La película lo hace con descaro verbal, aunque este se suaviza en la versión doblada al castellano. Ahí les queda.

Ficha técnica:

TÍTULO ORIGINAL: Captain Underpants: The First Epic Movie.

PAÍS: Estados Unidos, 2017.

GÉNERO: Animado.

DIRECCIÓN: Rob Letterman, David Soren.

ELENCO: ANIMADO:

DURACIÓN: 89 minutos.

CINES: Nova, Cinépolis, CCM, Cinemark, Citi.

CALIFICACIÓN: Tres estrellas de cinco posibles.