El amor no mide estaturas: el hombre enamora con la palabra y la mujer con su presencia

Por: William Venegas 17 mayo, 2015
La alta y el bajito. De pronto, el amor más disparejo en lo físico deviene en comedia altamente gozosa y sin bajezas de estilo, cine para ser disfrutado con ganas. ROMALY PARA LN.
La alta y el bajito. De pronto, el amor más disparejo en lo físico deviene en comedia altamente gozosa y sin bajezas de estilo, cine para ser disfrutado con ganas. ROMALY PARA LN.

El director argentino Marcos Carnevale regresa a las pantallas del país con una comedia realmente divertida, tanto desde sus jocosas situaciones como desde sus personajes tan particulares, quienes revelan la filosofía de la trama. Se titula Corazón de León (2013), donde León es el personaje principal.

Antes, en Costa Rica, de Marcos Carnevale vimos una tierna comedia dramática titulada Elsa y Fred (2005). Dicha película tuvo un refrito de Hollywood en el 2013. Con ese filme, Carnevale rescató la validez del amor de pareja a cualquier edad, sin caer en los estereotipos sobre la vejez.

Tal frescor humanista lo vuelve a mostrar Carnevale con su película Corazón de León .

De nuevo, el amor aparece de manera espontánea entre dos personas fuera de lo común, contra los conceptos de una sociedad conservadora.

El filme describe el nacimiento, desarrollo, crisis y nuevo encuentro entre el arquitecto León Godoy y la abogada Ivana Cornejo. Todo va bien, porque el amor es tan ciego como crédulo: León e Ivana piensan en sus diferencias, pero las superan, hasta que esas diferencias se socializan con los demás.

No es poco lo que sucede: Ivana es una mujer galana, cuya hermosura se mira magnífica desde lo que es: alta y elegante. En cambio, por esas destemplanzas de la vida, León dejó de crecer en un momento dado y ahora mide tan solo un metro con 35 centímetros.

En la calle le gritan “¡enano!”.

Se dice que el amor no existe, hay que hacerlo. Sin embargo, para León e Ivana no es fácil ante el peso del prejuicio social y porque ambos vienen de respectivos divorcios.

Como solamente el mono sabe a qué árbol se trepa, la pareja de nuestra historia decide seguir adelante, pero la rama de su árbol se quiebra.

Tamaño golpe emocional se llevan en su caída Ivana y León. Este argumento podría dar lugar a un melodrama digno de cualquier telenovela llorona; sin embargo, desde el guion y su puesta en escena, en manos de Carnevale, la historia marca otra mejor huella: la de la comedia festiva y burlona.

El buen humor salta a cada secuencia, lo hace en el momento justo, ni antes ni después, la dosificación es puntual, casi podríamos decir que es milimétrica. Hay mucho donaire y más jocosidad, sobre todo cuando aparece ese magnífico actor, Guillermo Francella, quien encarna a León Godoy con estupenda dignidad.

La guapísima Julieta Díaz es el exacto contrapunto de cada situación hilarante. En tanto, el ambiente social es adecuada atmósfera de esta comedia que insta a respetar a los demás, sean quienes sean y como sean, sobre todo si ellos son capaces de amarse por encima de sus obstinadas diferencias.

Por eso, elementos como vestuario, decorados, composición del encuadre, luz, color, música y movimientos de personajes dentro del encuadre (se utiliza bastante la pantalla dividida con distintos personajes en cada parte) nos permiten entrar de manera más fácil en el juego propuesto por esta película.

Corazón de León es filme cuya complejidad temática pasa por la sencillez formal para acentuar su buen humor, con fino aprovechamiento de los diálogos y de los personajes secundarios (¡qué bien!). No hay duda, si quiere reír con limpieza, esta es oportunidad de las buenas: alta recomendación.

CORAZÓN DE LEÓN

TÍTULO ORIGINAL: Corazón de León ARGENTINA, 2013GÉNERO: ComediaDIRECCIÓN: Marcos CarnevaleELENCO: Guillermo Francella, Julieta DíazDURACIÓN: 110 minutosCINES: Nova Cinemas y MagalyCALIFICACIÓN: Cuatro estrellas, de cinco posibles