Fina comedia El chef con buen punto

Por: William Venegas 12 mayo, 2013
 Entre Jean Reno y Michaël Youn se nos ofrece una película gastronómica donde nos podemos llenar de buen humor y gozadera, El chef, éxito de taquilla en Europa.ROMALY para La Nación.Cocina.
Entre Jean Reno y Michaël Youn se nos ofrece una película gastronómica donde nos podemos llenar de buen humor y gozadera, El chef, éxito de taquilla en Europa.ROMALY para La Nación.Cocina.

He aquí una sabrosa comedia que nos llega muy bien condimentada, graciosamente horneadita, jocosamente aliñada, con buen sabor y grata presencia visual. Se trata de la película francesa El chef (2012), dirigida por Daniel Cohen, que ahora está por aquí para diversión nuestra.

El filme nos muestra al joven Jacky, nacido para disfrutar de la cocina con todos sus esplendores: sus instintos y sentidos están al servicio de la alta cocina. Es un sujeto realmente creativo con los asuntos culinarios. Extrañamente, eso hace que Jacky no tenga trabajo.

Lo peor para Jacky es que su novia está embarazada y ella no lo quiere más como un desocupado, por lo que el buen chef termina como pintor de brocha gorda cuando sus manos son pinceles para crear recetas de comidas.

Por otro lado, tenemos al chef llamado Vauclair, prácticamente una marca famosa en los restaurantes, no importa el plato que el cliente exija. Es un chef que puede lucirse ante el rigor, por ejemplo, de Anton Ego, conocido crítico gastronómico de la película animada Ratatouille (2007).

Vauclair está con problemas por la llegada de la nueva cocina molecular, por lo que necesita de un ayudante inspirado. Es cuando conoce a Jacky. Con ellos, se juntan el hambre con las ganas de comer. Así, las más distintas situaciones humorosas saltarán de la pantalla para que los espectadores rían según sus antojos.

Se trata de un filme eufórico y, por eso, nutritivo (la risa sigue siendo un importante alimento). El propio director –Daniel Cohen– es coguionista y el donaire es parte de la habilidad de este señor para narrar con imágenes. Se trata de una narración no solo divertida, sino también bien estructurada.

Hay momentos en que el filme se pierde un tanto entre las dos historias narradas (la de Jacky y la de Vauclair) y se le dificulta juntarlas; sin embargo, una vez que lo logra, aquello se sirve en platos de humor fino, donde la música funciona muy bien como pimienta de los acontecimientos.

La fotografía es apenas funcional, pero las actuaciones son el punto exacto del humor. Ese punto se logra con el buen manejo de la oposición de personajes (base jocosa). Aquí es donde se lucen Michaël Youn (como Jacky) y, sobre todo, ese gran actor galo que es Jean Reno, quien es gracioso contraste en sí mismo como Vauclair.

Ojo. Hay una ocasional presencia del actor español Santiago Segura, tan buena como desternillante: apenas para freír lágrimas de la risa. Es una parte muy apetitosa: la cereza sobre el pastel. Lo cierto es que El chef es un filme muy sincero consigo mismo, y esto contagia.

La madre Teresa de Calcuta decía que además del tiempo para pensar y del tiempo para rezar, se debe encontrar el tiempo para reír. Justamente, la película El chef es espacio para gozar gracias al buen cine. Bon appétit!

Etiquetado como: