A escala global, la concentración de CO2 en promedio anual debería cruzar el umbral simbólico hasta dentro de uno o dos años

 26 mayo, 2014
A pesar del cambio climático, la mayoría de los países contaminantes siguen pagando poco o nada por sus emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera, dice científico de la Universidad de Gotemburgo en Suecia.
A pesar del cambio climático, la mayoría de los países contaminantes siguen pagando poco o nada por sus emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera, dice científico de la Universidad de Gotemburgo en Suecia.

Las concentraciones mensuales de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera, consecuencia del calentamiento climático, superaron por primera vez, en abril, el umbral de 400 partes por millón (ppm) en el hemisferio Norte, anunció el martes la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Este umbral es considerado altamente simbólico en el plano científico, indicó esta agencia de la ONU que atribuyó la responsabilidad a la explotación de combustibles fósiles y a otras actividades humanas.

Todas las estaciones de vigilancia del hemisferio norte señalaron concentraciones récord de CO2 en la atmósfera durante el punto más alto de temporada, que ocurre a inicios de la primavera boreal, antes de que el gas sea absorbido por el crecimiento vegetal.

A escala global, la concentración de CO2 en promedio anual debería cruzar el umbral simbólico en 2015 o 2016, agregó la OMM.

"Si queremos preservar nuestro planeta para las generaciones futuras, es necesario actuar urgentemente para reducir las emisiones de ese gas que atrapa el calor", declaró el secretario general de la OMM, Michel Jarraud.

El CO2 persiste en la atmósfera durante centenares de años y su duración de vida en los océanos es aún más larga. Es el principal gas con efecto invernadero expulsado por las actividades humanas.

Según el Boletín de la OMM sobre el gas con efecto invernadero, el nivel de CO2 en la atmósfera alcanzó 393,1 partes por millón en 2012, lo que representa 41% más de lo que se registraba en la era preindustrial (278 partes por millón).

Desde 2012, todas las estaciones de vigilancia implantadas en el Ártico registraron en la primavera concentraciones de CO2 superiores a 400 ppm, en promedio anual, según datos recibidos de las estaciones de Vigilancia de la atmósfera global (VAG) situadas en Canadá, en Estados Unidos, en Noruega y en Finlandia.

Etiquetado como: