La soledad, la miseria y la crianza de los niños impactan la pantalla grande en el Costa Rica Festival Internacional de Cine

Por: Gloriana Corrales 15 diciembre, 2015

La belleza de las montañas guatemaltecas, donde la huella humana es casi imperceptible, y donde las nubes se confunden con las ovejas, es el escenario que utiliza la película La casa más grande del mundo para trasladar al espectador a la cruda realidad de las mujeres indígenas.

El filme, que forma parte de la Competencia Centroamericana de Largometraje del Costa Rica Festival Internacional de Cine, presenta la historia de Rocío (Gloria López), una niña maya de la etnia Mam, que vive con su madre y su abuela en lo alto de las montañas del oeste de Guatemala.

Las tres hacen frente a la miseria a través del pastoreo de ovejas. Sin embargo, debido al embarazo de su madre y la ausencia de su padre, la pequeña debe encargarse sola del rebaño.

“Es una historia muy sencilla en una zona de una gran belleza pero a la vez muy hostil. Además, es una de las localidades más pobres y aisladas de Guatemala, que sufrió directamente las consecuencias del conflicto armado guatemalteco. Los hombres se han ido a buscar trabajo en otros lugares, por lo que allí solo hay mujeres y niños”, dijo a la cadena francesa RFI Bojórquez, una de las directoras de la cinta.

La casa más grande del mundo se estrenó en febrero en Berlín. Además, fue ganadora del premio especial del jurado y del galardón por mejor fotografía ene Festival Iberoamericano de Cine de Huelva (España).

FICHA TÉCNICA

GUATEMALA.2015

GÉNERODRAMA

DIRECCIÓN:Ana V. Bojórquez Y Lucia Carreras

ELENCO:Gloria López, Myriam Bravo, Fabiana Ortiz

DURACIÓN:76 Minutos

CINES:TEATRO DE LA ADUANA