Los protagonistas de Entonces nosotros conversaron sobre la película a casi una semana de su estreno.

Por: Lucía Vásquez 4 mayo, 2016

La tercera apuesta fílmica del cineasta, actor y comediante Hernán Jiménez está a las puertas de su estreno. Entonces nosotros, largometraje protagonizado por Jiménez y las actrices argentinas Noelia Castaño y Marina Glezer llegará a todos los cines del país el próximo 12 de mayo.

Cuenta la historia de Diego (Hernán) y Sofía (Noelia), quienes emprenden un viaje a la playa para solucionar los conflictos de su relación, hasta que un tercer personaje (Marina) sumará más dramas.

Este martes, en conferencia de prensa en Cinépolis Plaza Lincoln, Castaño y Jiménez conversaron sobre el filme tras la proyección de la cinta para prensa, primera vez exhibida en una sala costarricense.

¿Cómo fue la experiencia de filmar una cinta en Costa Rica?

Noelia: Para mi fue la primera experiencia de trabajo en Costa Rica. Fue maravilloso y no lo estoy diciendo porque esté aquí. Realmente me sentí muy cómoda, muy tranquila con el resultado y con el trabajo de todos.

¿En algún momento Hernán tuvo que explicarle algo de la idiosincrasia costarricense para interpretar su papel?

Noelia: No, no. No lo ha hecho. No hacía falta. Al principio sí que estaba un poco perdida y no me enteraba de los chistes ni de nada. Me reía para quedar bien un poco, hasta que poquito a poco fui entendiendo lo que significaba cada cosa y fue fácil.

Hernán Jiménez y la actriz argentina Noelia Castaño protagonizan la cinta. Luis Navarro
Hernán Jiménez y la actriz argentina Noelia Castaño protagonizan la cinta. Luis Navarro

¿Cómo fue trabajar con Hernán?

Noelia: Maravilloso, estupendo (se ríe). Muy bien. Lo he dicho mil veces y lo seguiré diciendo. Fue muy cómodo y tranquilo, no me regañó mucho. Me la puso muy fácil.

¿Cuando le ofrecieron el papel, qué fue lo que llamó su atención? ¿Por qué decidió formar parte de la cinta?

Hernán: El grueso salario. (Se ríe) No pudo decir que no.

Noelia: Yo no conocía a Hernán de absolutamente nada, no le había visto ni la cara. El guión fue lo que más me gustó, fue lo primero que me interesó de la película. Me reí mucho leyéndolo y eso no me pasa habitualmente.

¿Qué tanto de Noelia tiene el personaje de Sofía?

Noelia: Bueno, algo hay. Yo tengo bastante de Sofía y Sofía tiene bastante de mí.

¿Y qué tanto de Hernán hay en Diego?

Hernán: Algo, algo. (Se ríe) No, no. Por supuesto hay elementos que son quizá versiones un poco exageradas de mis propias neurosis e inseguridades. Cosas de las que no estoy particularmente orgulloso y también tiene ciertas virtudes que aunque cueste verlas en la peli, supongo también me pertenecen ; pero hay un diseño de personaje para que pudiera funcionar bien en conjunto con las otras protagonistas y en el contexto global de la historia y su estructura .

¿De qué manera los retó a cada uno la interpretación de sus personajes?

Hernán: A mí en el sentido de que Diego es un personaje difícil. Es un personaje que asumo, durante períodos y quizá hasta toda la película, no sé, no está diseñado para caerle bien a todos. Yo creo que eso fue un reto para mí como director y sobre todo como editor : el tratar de encontrar ese balance para que pudiera desesperar al punto que tuviera que desesperar y generar algún grado de empatía .

Noelia: Para mí fue casi el mismo. Cuando lo leí, dije, ‘¿cómo voy a hacer para que esta chica no le caiga mal a todo mundo y no piensen que le está haciendo la vida imposible a este muchacho? Es una pesada’. Luego hicimos un trabajo para que la gente pudiera sentirse identificada y no cayera mal.

Hernán: Eso fue un gran mérito de Noelia. El proceso de escritura del guión fue muy extenso y esa fue una de las críticas más consistentes: que el personaje de Sofía se sentía pesado, que no tenía mayor idiosincrasia y que se sentía un poco perdido con relación a los demás. Yo creo que ese fue un problema que yo como dramaturgo no pude resolver a pesar de que hubo esfuerzos muy conscientes por tratar de remediarlo. El mérito recae en un 100% sobre Noelia. No solo le dio vida al personaje, sino que la convirtió en algo que, me atrevería a decir objetivamente, sostiene la película estructural y dramáticamente hablando. Es la viga más importante y el mérito es de ella... y del director que la dirigió (se ríe), porque ella sola ahí donde la ven se descarrila y no sabés donde va a dar.

¿Cómo eligió el casting?

Hernán: El casting de Noelia fue bien particular porque fue una gran apuesta de mi parte. Fui a hacer un casting hasta Buenos Aires y había visto a todas las mejores actrices de allí. Como dos días antes de irme llegó un video de una tal Noelia Castaño que lo había mandado desde Madrid. Nuestra directora de casting me dijo simplemente, ‘velo porque esta chica jode mucho (bromea), y vale la pena no quedarnos con esa espinita’. Teniendo cinco o seis personas que eran de lujo para mí, Noelia indiscutiblemente era el personaje. Entre nuestro productor (Chris Cole) y yo, decidimos elegir a una persona que no conocíamos personalmente y creo que dio buenos resultados. Nunca la había conocido antes del primer día de rodaje, lo cual es una locura.

¿Qué representa esta película para la carrera de ambos?

Hernán: Bueno ella va de bajada (se ríe).

Noelia: Pues, no sé lo que va a pasar. Deseo y espero que esta película sea un cambio en mi carrera. Es la primera vez que protagonizo una película. Estoy muy contenta con el trabajo y espero que lo vean.

Hernán: Para mí, no sé. Sería mentir no decir que obviamente el día que se termina la posproducción de una película hay fantasías y muy pronto te das cuenta de que eso era lo que era, fantasías en tu carrera. Lo que toca es seguir breteando. Me siento muy orgulloso de ella, con todos sus defectos y virtudes. Me ilusiona mucho que haga algo en la carrera de alguien más. Si esta película le ayuda a cualquier persona del equipo a conseguir un brete, sería un honor.