Con fines culturales Iniciativa pretende ofrecer un espacio, los sábados por la tarde, para disfrutar y analizar propuestas del cine alternativo

Por: Gloriana Corrales 13 abril, 2013

Los cinéfilos tendrán un nuevo espacio para deleitarse con el sétimo arte, gracias al cineclub que abrirá el cine Magally, este año.

Jéssica Carcheri, gerente de Mercadeo del cine y gestora de la iniciativa, corroboró que la idea es estrenar este espacio antes de julio próximo.

“Será la oportunidad para los amantes del cine, para que aprendan cómo evaluar el cine, ser críticos, con un punto de vista calificado y educado”, explicó Carcheri.

El cineclub se realizará los sábados por la tarde. La gerente habló de la posibilidad de que el director del proyecto sea el crítico de cine Wílliam Venegas.

Consultado sobre el tema, el crítico se mostró sorprendido por la opción de asumir la dirección del club. Sin embargo, manifestó su anuencia a colaborar, con la consigna de ampliar los espacios alternativos para ver películas que no llegan a las salas por medio de los circuitos comerciales.

El objetivo del proyecto es que los afiliados puedan ver largometrajes de distintos países y con temáticas variadas, para luego sumarse a un espacio de debate y de análisis del contenido.

“Hay mucha gente a la que le gusta degustar de la película, que no solo sea para entretenimiento y relajación, sino dar a la gente un espacio para analizar la película, desarmarla en pedacitos y volverla a armar, y poder relacionarla con la vida de ellos, el pasado o el presente”, manifestó la jerarca.

En esto coincidió el gerente de la distribuidora Romaly y administrador del cine, Luis Carcheri.

“Pensamos que es importante abrir un espacio que no solo permita mostrarle al público que quiere indagar y escarbar un poco más sobre películas, sino que probablemente hasta presentemos películas normales, triviales, que traigan conflictos”, explicó.

Por ahora, los encargados del Magaly tienen pendiente definir la cuota que pagarán los afiliados al club.

Según Jéssica Carcheri, el propósito del cobro de tarifas es que el grupo pueda sobrevivir por sí mismo sin dejar pérdidas para el Magaly, y no necesariamente que genere ganancias.

Quienes se integren al cineclub recibirán una tarjeta de membresía, que les permitirá acceder a promociones en el cine, además de garantizarse espacio en cualquier premier. Según Jéssica Carcheri, también existe la posibilidad de que haya descuentos en comercios afiliados.

En la actualidad, solo en el cine Variedades funciona un cineclub, llamado Mi Butaca. La Sala Garbo tuvo una iniciativa similar, de la cual Venegas fue director.