Perseguido por denuncias de acoso sexual previas, muchos se preguntaban si la Academia olvidaría el hecho y entregaría al actor la merecida estatuilla

Por: Alexánder Sánchez 1 marzo

Aunque venía arrasando en la temporada de premios y conquistar la estatuilla dorada parecía un hecho casi lógico, lo cierto es que Casey Affleck no tenía la sonrisa asegurada en la gala del Óscar.

Al final, el actor logró imponerse por su brillante actuación en Manchester by the Sea (2016), pero antes de poder celebrar, lo mantuvo en vilo un hecho que lo marcó hace siete años y que todavía llama a su puerta con amarga periodicidad: una acusación de acoso sexual.

El soñado Óscar de Casey Affleck lo recibió el domingo. Fue declarado como el mejor actor del año por Machester by the Sea . AFP
El soñado Óscar de Casey Affleck lo recibió el domingo. Fue declarado como el mejor actor del año por Machester by the Sea . AFP

El pasado vuelve, provoca miradas feas e incluso borra méritos y medallas. Hasta el domingo pocos recordaban que Casey ya había pisado la alfombra roja del Óscar por su trabajo en The Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford , por el que fue nominado a mejor actor de reparto en el 2007.

Nadie se acordaba tampoco de su elogiado papel en el thriller Gone Baby Gone (2007) , ni de su anecdótica actuación en la película Ocean’s Eleven (2001), junto a figuras como George Clooney y Brad Pitt.

Nada de eso contaba; medios de prensa y comentaristas solo les interesaba constatar si la Academia era capaz de perdonar a Affleck que, en el 2010, fue acusado por dos jóvenes de ser víctimas de bromas y actitudes machistas por parte del actor.

Los hechos se remontan al debut de Affleck como director, específicamente cuando trabajaba en el falso documental I’m Still Here.

Las demandantes fueron Amanda White, productora asistente durante la filmación, y Magdalena Gorka, directora de fotografía.

Entre otras cosas, la acusación penal decía que Affleck había llamado “vacas” a ambas cineastas y específicamente dijo a White que ya era hora de que quedara embarazada, debido a su edad.

Uno de los señalamientos más grotescos decía que Affleck “instó a los miembros del equipo a quitarse los pantalones y a mostrar su pene negro”.

Pero el caso no pasó a más. Un arreglo económico extrajudicial tapó el escándalo y se suponía que de allí nadie lo debía sacar. Iluso razonamiento, más si se toma en cuenta que una de las películas llamadas a ganar el Óscar este año fue enterrada por completo debido a “otro pasado oscuro”.

Así luce | CASEY AFFLECK EN MANCHESTER BY THE SEA . CORTESÍA ROMALY
Así luce | CASEY AFFLECK EN MANCHESTER BY THE SEA . CORTESÍA ROMALY

Se trató de The Birth of a Nation , la cual se vio opacada debido a una denuncia por violación en contra de su director afroamericano, Nate Parker, 18 años atrás. Parker fue absuelto de toda culpa, pero el hecho de que la supuesta víctima se suicidara años después le hizo sombra hasta la fecha y lo sacó por completo de la contienda dorada.

¿Correría Affleck el mismo destino? No fue así: este año la Academia perdonó a Affleck y también a Mel Gibson (nominado a mejor director). Les dio a ambos un segundo aire, como entendiendo que ambos fueron víctimas de pasados difíciles.

El padre de los hermanos Affleck, Timothy Byers Affleck, era alcohólico y eso los habría influenciado negativamente. Incluso, su hermano Ben, ha padecido recordados episodios de adicción.

“Digamos que he tenido mucha experiencia con las adicciones en mi vida y sé lo que son. Por eso tengo mucho cuidado”, se limitó a decir Casey a la revista ICON, de El País.

Nueva vida. Otro polo de la vida de Casey es su matrimonio con Summer Phoenix, hermana de Joaquin Phoenix. Se divorciaron en el 2016 luego de 10 años de casados.

No se conocen muchos detalles de su separación, aunque la perdida “de confianza” de Summer sobre Affleck habrían detonado la separación.

Tuvieron dos hijos, Indiana August y Atticus, los mismos que reclamaron al actor no haberlos nombrado en el discurso de aceptación del Óscar.

Con el falso documental I’m Still Here Affleck debutó como director. Archivo
Con el falso documental I’m Still Here Affleck debutó como director. Archivo

“Tres segundos después de bajarme del escenario, mi hijo me dijo: ‘Papá, ni siquiera nos has mencionado’. Me dio un vuelco al corazón. Pero es que la mente se me quedó en blanco por lo inesperado de la victoria”, aseguró apenado un actor que ahora luce más ecuánime y sensibilizado.

El caso es que Casey Affleck parece estar renaciendo en varios aspectos de su vida y el primer Óscar de su carrera podría significar un antes y un después en su vida.

En la actualidad, Affleck está metido en su proyecto Light of my Life , filme en el que es actor, director y guionista al mismo tiempo. Dicen que se lleva bien con su exesposa y que se ve más feliz y energizado. Eso no frenará las críticas, sin embargo; arrastra consigo el pasado.

Películas y momentos clave en la vida del actor

Todo por un sueño (1995)

Casey Affleck debuta en el cine en el rol de un adolescente sociópata. La cinta de humor negro fue dirigida por Gus Van Sant y estelarizada por Joaquin Phoenix y Nicole Kidman.

Ocean's Eleven (2001)

Encarna a un talentoso mecánico contratado para la gran estafa. Se llama Virgil en la cinta y actuará al lado de figuras como George Clooney, Brad Pitt y Matt Damon.

The Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford (2007)

Su actuación secundaria en The Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford le valió su primera nominación al Óscar. En la cinta Casey encarna al cobarde de Robert Redford.

I'm Still Here (2010)

El falso documental sobre la transformación de Joaquin Phoenix a cantante de hip-hop fue su primer filme como director. En ese proyecto fue demandado por acoso sexual.

Manchester by the Sea (2016)

Gana su primer Óscar en el papel de un fontanero que, luego de la muerte de su hermano, tiene que hacerse cargo de su sobrino y enfrentar un pasado muy doloroso.

Etiquetado como: