Grupo afirma que Samsung permite a un proveedor contratar a trabajadores menores de edad, engañarlos sobre sus salarios, negarles el pago de horas extras laboradas y no darles contratos de trabajo debidamente reglados según leyes de Estado.

Por: Juan Fernando Lara 11 julio, 2014
Imagen tomada por inspectores de CLW en la entrada de una fábrica de Samsung en Huizhou (China), en el marco de un reporte del 2013 sobre el repunte de suicidios por salto desde edificios de la compañía.
Imagen tomada por inspectores de CLW en la entrada de una fábrica de Samsung en Huizhou (China), en el marco de un reporte del 2013 sobre el repunte de suicidios por salto desde edificios de la compañía.

San José

Samsung Electronics está investigando si uno de sus proveedores violó normas laborales básicas luego que una organización no gubernamental acusara públicamente a la multinacional de enrriquecerse con mano de obra infantil en condiciones de explotación laboral.

En un informe publicado ayer, la organización China Labor Watch (CLW), con sede en Nueva York, acusó a Samsung de permitirle a una fábrica de la compañía Shinyang Electronics en Dongguan (al sureste de China) contratar a trabajadores menores de edad, engañarlos sobre sus salarios, negarles el pago de horas extras laboradas y no darles contratos de trabajo debidamente reglados según leyes de Estado.

Después de supuestamente inspeccionar a cientos de proveedores, Samsung no halló trabajo infantil. Sin embargo, en sólo una fábrica de suministros de Samsung (la de Shinyang), CLW "ha descubierto varios los niños que trabajan sin contratos de trabajo, trabajando 11 horas al día y a quienes sólo se paga por 10 de esas horas", declaró la organización en un comunicado.

En agosto del 2012, CLW expuso por primera vez el uso de los niños trabajadores en instalaciones de un proveedor de Samsung en Huizhou llamado HEG. A pesar de una declaración pública de Samsung según la cual no halló trabajo infantil luego de una inspección posterior, casi al final del 2012, CLW halló de nuevo más niños trabajadores en la planta de otro de sus proveedores también localizado en Huizhou pero llamado HTNS.

La investigación de CLW de Shinyang reveló al menos 15 tipos de violaciónes, asegura el texto.

Además de trabajo infantil, también se detectaron no pago por horas extras laboradas, horas extra excesivas y falta de seguridad social. La revisión también expone falta de capacitación en medidas de seguridad previas al trabajo y ausencia de equipos de protección a pesar del uso de productos químicos nocivos.

De igual modo, asegura CLW, la contratación del personal es discriminatoria, hay un uso excesivo de los trabajadores temporales, los empleados son obligados a firmar contratos de trabajo en blanco, a aceptar requisitos de renuncia ilegales y encima amplitud de reglas impuestas por la compañía donde se establecen todo tipo de pretextos para castigar a los trabajadores por casi cualquier comportamiento. A ello se suman malas condiciones de vida.

"Durante dos años, CLW ha puesto de manifiesto en repetidas ocasiones las malas condiciones laborales en la cadena de suministros de Samsung. Samsung y sus suplidores siguen sin aplicar su propio código de conducta y compromisos sociales como consecuencia de no seguir tomar estas normas en serio", alega la organización.

Samsung reaccionó de inmediato manifestando que: "estamos investigando con urgencia las últimas acusaciones y tomaremos las medidas apropiadas de acuerdo con nuestras políticas para prevenir casos de trabajo infantil entre nuestros proveedores", en su propio comunicado.

En el documento uno de los principales fabricantes mundiales afirma que en la fábrica en cuestión realizó “una exhaustiva auditoría en marzo de 2013 a la que siguió una inspección de terceros en agosto de 2013 y otra en junio de 2014” en donde no se encontraron casos de trabajo infantil.

En agosto del 2012, CLW expuso por primera vez el uso de los niños trabajadores en instalaciones de un proveedor de Samsung en Huizhou llamado HEG. A pesar de una declaración pública de Samsung según la cual tampoco halló trabajo infantil luego de una inspección posterior, casi al final del 2012, CLW halló de nuevo, más niños trabajadores en la planta de otro de sus proveedores también localizado en Huizhou pero llamado HTNS.

Esto ocurre, asegura la organización, porque las órdenes de producción de Samsung son por temporada, y proveedores como Shinyang alterarán el rigor de las prácticas de contratación con tal de adaptarse a las demandas de Samsung.

Durante temporada alta y por la urgente necesidad de mano de obra, empresas como Shinyang acostumbran el trabajo infantil o emplean como trabajadores a estudiantes menores de edad.

Estos menores de edad por lo general sólo están por un período de tres a seis meses, trabajando 11 horas diarias sin pago de horas extras. En esos períodos, la fábrica no adquiere seguro social para ellos como lo exige la ley. Estos jóvenes trabajadores suelen abandonar la fábrica cuando entra la temporada baja. Los que contratan tampoco proporcionan ningún tipo de indemnización por despido.