Tecnología

Cuando el ‘presi’ tuitea

Actualizado el 24 de mayo de 2015 a las 12:00 am

La mayoría de cuentas presidenciales en Twitter son tiesas y protocolares; pero también hay dolorosas y divertidas excepciones

Tecnología

Cuando el ‘presi’ tuitea

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Barack Obama acaba de inaugurar su cuenta oficial de la presidencia (@ POTUS ) en donde se anunció que solamente publicará tuits directamente de su mano, a diferencia de su popular @BarackObama .

En Latinoamérica, las cuentas de los mandatarios en Twitter suelen ser aburridas con destellos ocasionales de acercamiento personal, como cuando el mexicano Enrique Peña Nieto se entrevistó con el actor Kevin Spacey y tuiteó que no podría dar avances de la tercera temporada de House of Cards , o cuando Luis Guillermo Solís dedicó un tuit especial por el cumpleaños de su hija menor.

No obstante, algunos de nuestros gobernantes toman a su audiencia en la red de microblogueo por asalto. Por mucho, dos de sus más intensos usuarios son Rafael Correa , de Ecuador, y Cristina Fernández , de Argentina.

Mensajitos

Correa es reconocido por sus frecuentes enfrentamientos con la prensa, con las políticas estadounidenses, con las petroleras..., y aún así, todavía le queda tiempo para emprenderla contra los troles (alborotadores y polemistas) de la Internet.

Su práctica de identificar y dar a conocer públicamente y con su propia voz los datos de las personas tras las cuentas anónimas que lo atacaban en Twitter y en Facebook le valió una sonada burla por parte del comediante inglés John Oliver en su programa de HBO Last Week Tonight .

El presidente respondió en dos tuits en su cuenta: “Esos talk shows gringos son más antipáticos que un diurético, y ‘comediante inglés’ es poco menos que un oxímoron”.

Correa ya lo debía haber sabido para ese momento, pero era claro que Oliver vendría recargado con una reacción, otra vez en su programa: “Claro que ‘comediante inglés’ es un oxímoron; igual que ‘camarón jumbo ’ o ‘presidente ecuatoriano que administra su tiempo sabiamente’”.

Otro caso que se aleja de los engominados protocolos que vienen con la dignidad del cargo es el de la cuenta de Cristina Fernández. La presidenta es bien conocida por publicar hemorrágicamente en la red social.

Estos son los números de su metida de pata más descomunal: compartió 108 caracteres a sus 3,7 millones de seguidores, y ofendió a un quinto de la población mundial. El hecho sucedió mientras participaba en un encuentro de negocios con posibles inversionistas en China. La presidenta tuiteó : “Más de 1.000 asistentes al evento… ¿Serán todos de ‘La Cámpola’ y vinieron solo por el aloz y el petlóleo? … ”.

El chiste era una indirecta contra sus opositores, pero cayó como una piedra por su caricaturización del hablar de los asiáticos justo cuando eran los anfitriones.

Ante la oleada de indignación, la presidenta solamente acató a replicar: “ Sorry . ¿Sabes qué? Es que es tanto el exceso del ridículo y el absurdo, que solo se digiere con humor. Si no son muy, pero muy tóxicos”.

El ex también tuitea

La cuenta de Twitter del expresidente panameño Ricardo Martinelli merece una mención de honor porque, aunque ya no ejerce, hay un placer culposo en seguirla.

En las últimas fechas, el antiguo mandatario es protagonista de una sonada polémica en su país, pues será llevado ante la Corte Suprema de Justicia por supuestos delitos contra la administración pública.

Más que un expresidente, la cronología en la cuenta de Martinelli se parece más a la de esos usuarios a quienes no les toleramos más de tres tuits: una mezcla de monotema, comportamiento trol y publicidad no deseada.

En medio de su defensa cibernética bajo la etiqueta #SistemaVarelistaVengatorio (en referencia a la supuesta persecusión montada por su sucesor Juan Carlos Varela), el expresidente retuitea por ejemplo : “¿Ya probaste la deliciosa salsa de tomate con hongos de La Sabrosita?”, el cual fue compartido primeramente por la cadena de supermercados Súper 99, los cuales son de su propiedad.

También gusta de compartir memes, como uno con la leyenda: “Ojalá existiera el día del hipócrita, porque quiero felicitar a varios”.

El expresidente también alaba ciertas coberturas periodísticas sobre su caso: “Qué buenos y objetivos están los noticieros de Nextv. Felicitaciones a todo su equipo de trabajo”. Él es el socio mayoritario de la frecuencia.

Ser uno de los tuiteros más poderosos de América no exime a nadie de ser un pésimo tuitero, o al menos de meter la pata de vez en cuando. Como el mismo Martinelli escribe en un mensaje: “¿Será verdad esto?, porque parece inverosímil de creer”.

  • Comparta este artículo
Tecnología

Cuando el ‘presi’ tuitea

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota