Aparición de menos caras en las fotografías y uso de filtros oscuros sugieren estados anímicos decaídos

Por: Monserrath Vargas L. 30 agosto
Un estudio revela que personas con síntomas de depresión escogen fotos y filtros menos brillantes.
Un estudio revela que personas con síntomas de depresión escogen fotos y filtros menos brillantes.

La famosa red social de fotografías Instagram puede dar pistas de cuando una persona está sufriendo depresión. Un estudio elaborado con aprendizaje de máquinas (machine learning), en la Universidad de Vermont, Estados Unidos, así lo reveló.

Según la investigación, las fotografías con tonalidades grises y que muestran menos rostros son señales que las personas deprimidas dejan en sus fotos de manera inconsciente.

Chris Danforth, un profesor de esa Universidad explicó: "Esto apunta hacia un nuevo método para la detección precoz de la depresión y otras enfermedades mentales emergentes".

La investigación fue publicada en la revista EPJ Data Science y el algoritmo creado tiene un grado de confiabilidad de 70%, frente al 42% del diagnóstico de depresión que suelen hacer los médicos generales.

El estudio se hizo con 166 personas, a las cuales se les solicitó compartir su perfil de Instagram, del que se obtuvieron 43.950 fotos para el análisis. Además, se les pidió informar sobre su historial de salud mental.

De los individuos involucrados en el estudio, la mitad de ellos reportaron haber estado clínicamente deprimidos en los últimos tres años.

Los investigadores consideraron aspectos como el brillo y los filtros elegidos.

Los participantes que gozaban de buena salud mental tendían a escoger filtros tales como Valencia, el cual se destaca por las tonalidades cálidas y brillantes. Mientras que, las personas deprimidas optan por alternativas de filtro como Inkwell, basadas en tonos blanco y negro.

El modelo computacional fue capaz de detectar signos de depresión antes de la fecha en que la persona fue diagnosticada.

Además, los científicos determinaron que, "menos rostros presentes en las fotografías pueden ser un indicador de que los usuarios deprimidos interactúan en entornos más pequeños", es decir, que tienen menos contacto con personas (se aíslan), señaló el coautor de la investigación Andrew Reece, de la Universidad de Harvard.

Etiquetado como: