El ojo humano está acostumbrado a mirar hacia el cielo, pero no desde el cielo, y mucho menos desde la Luna. Un civil estadounidense se tomó el tiempo de subir a la red social una serie de casi 13.000 fotografías tomadas por astronautas en 10 viajes espaciales

Por: Gloriana Corrales 11 octubre, 2015
El sol coloca sus rayos sobre la Tierra y ofrece un panorama espectacular.
El sol coloca sus rayos sobre la Tierra y ofrece un panorama espectacular.

De los grandes viajes, los épicos, los memorables, se conservan fotografías como preciados tesoros. Si el más grande viaje del hombre tuvo la Luna como destino, pues de esto también se necesitaba conservar la memorabilia y hacer gala de ella.

El ojo humano, curioso, se maravilla ante lo desconocido, lo que no le es familiar, lo que supone una titánica odisea fuera de los límites del globo terráqueo.

Kipp Teague, un ciudadano estadounidense con una enorme fascinación por los vuelos de Apolo, es consciente de que tan maravillosas imágenes no podían quedarse solo como archivos en la sede de la NASA (Agencia Espacial Estadounidense) y, sin recibir ningún tipo de pago, emprendió su propia aventura: hacer del dominio público todas las fotografías que los propios astronautas captaron en 10 misiones tripuladas del proyecto Apolo.

A inicios de este mes, Teague subió a Flickr.com –una red social exclusiva para compartir imágenes– una impresionante colección de casi 13.000 fotografías en alta resolución suministradas por la propia NASA. Hasta este jueves, había logrado acaparar a 34.000 seguidores en todo el mundo.

Algunas de las fotos sobre la superficie lunar son de sobra conocidas, pero otras miles están impregnadas de detalles curiosos.

infografia
El astronauta Dave Scott asoma su cabeza al espacio, mientras el módulo de comando de Apolo 9 orbita la Tierra.

infografia
El comandante Buzz Aldrin, la segunda persona en pisar el satélite natural de la Tierra, posa dentro del módulo lunar de Apolo 11.

infografia
Uno de los cosmonautas del Apolo 16 camina en la superficie lunar en medio de una exploración extravehicular.

Entre las fotografías están las tomadas en Apolo 7, la primera misión espacial tripulada y que se convirtió en un dolor de cabeza para los encargados de control en la Tierra, pues los tres cosmonautas se contagiaron de gripe y se la pasaron enfrascados en discusiones; las del Apolo 8, cuando Neil Armstrong y Buzz Aldrin caminaron por la superficie lunar e incluso las del fallido Apolo 13, viaje en el que la tripulación se vio forzada a regresar a la Tierra en un módulo lunar tras el colapso de un tanque de oxígeno.

Cientos de ellas muestran los cráteres de la Luna, además de vistas panorámicas del sátelite, pero muchas otras muestran cómo es la vida en el espacio de quienes se animan a subir a un cohete y alejarse del planeta. Hay desde selfies de las tripulaciones –cuando el término aún no se había popularizado, por supuesto–, hasta otras más cotidianas, como las del astronauta Harrison H. Schmidt afeitándose a bordo de Apolo 17.

También es posible, por ejemplo, percatarse de la dificultad con la que el coronel Aldrin descendió por una escalera en medio de las extrañas condiciones gravitacionales de la Luna.

“Estoy muy familiarizado con las imágenes de Apolo, pues he pasado muchísimas horas haciendo un estudio minucioso en el sitio del Lunar Surface Journal ... pero aún así hay montones de fotos que no había visto antes, o que al menos no había notado”, escribió Phil Plait, el autor del blog Bad Astronomy de la revista Slate.

infografia
El astronauta Alan Bean, de Apolo 12, sostiene un contenedor de muestras del ambiente lunar. En la fotografía se logra apreciar una cámara de video que llevaba montada sobre su pecho.

infografia
El módulo lunar Eagle (Águila) a punto de descender a la Luna, como parte de la misión Apolo 11.

infografia
El astronauta Ronald Evans, del Apolo 17, recupera unos envoltorios de película.

De hecho, Teague –un aficionado a la fotografía que labora a tiempo completo como director de IT de la Universidad de Lynchburg, en Virginia– comenzó su relación con la NASA al trabajar como voluntario en el procesamiento de las imágenes para el Apollo Lunar Surface Journal, el proyecto de su amigo Eric Jones.

Consultado por este medio, Teague aseguró que los negativos originales están muy bien conservados, pues se mantienen en congelación y han sido manipulados muy pocas veces a lo largo del tiempo.

Para él, no hay fotografías que estropeadas por el tino de los astronautas y, de hecho, no podría escoger una favorita. “¡Hay demasiadas de dónde elegir!”, dijo.

infografia
Walter M. Schirra Jr. mira la Tierra a través de la ventana del módulo de Comando de Apolo 7.

infografia
John Young, del Apolo 16, junto al vehículo lunar.

infografia
David Scott sale del módulo Gumdrop durante la misión Apolo 9. La fotografía es tomada desde el módulo Spider.

En el 2004, Teague comenzó a recibir DVDs con las imagénes digitalizadas del Centro Espacial Johnson, pero constantemente recibía mensajes de amigos que le solicitaban mejores resoluciones para poder apreciar los detalles.

Considerando que la mayoría de las imágenes en la Luna fueron tomadas con cámaras Hasselblad –caracterizadas por el uso de formato medio–, Teague decidió abrir una cuenta en Flickr para colgar, en 95 álbumes, las fotografías en alta resolución y sin procesar (aunque para efectos de nuestra publicación, sí fueron retocadas).

“Mirar todas las imágenes juntas en Flickr le da a la colección un sentido más familiar, casi como si estuvieras mirando las fotos de algún paseo de un amigo”, describe National Geographic.