Ataque afectó a unos 500 millones de usuarios en el 2014

 15 marzo
Yahoo informó en setiembre del año pasado que en el 2014, 500 millones de cuentas —al igual que direcciones de email, contraseñas, fechas de nacimiento y otros datos privados— podrían haber sido infiltradas.
Yahoo informó en setiembre del año pasado que en el 2014, 500 millones de cuentas —al igual que direcciones de email, contraseñas, fechas de nacimiento y otros datos privados— podrían haber sido infiltradas.

Washington

Dos agentes del servicio ruso de inteligencia FSB y dos piratas informáticos fueron inculpados este miércoles por un ciberataque contra el sistema Yahoo que afectó a unos 500 millones de usuarios en el 2014, anunció el Departamento de Justicia estadounidense.

De acuerdo con las autoridades, los espías rusos "protegieron, dirigieron y pagaron a piratas criminales" para realizar la invasión de Yahoo, que tenía por objetivo final llegar a periodistas y oficiales del gobierno.

Los dos agentes fueron identificados como Dmitry Dokuchaev e Igor Sushchin, que serían parte del organismo de inteligencia que sustituyó a la KGB.

Según las autoridades estadounidenses, Dokuchaev y Sushchin contrataron a Alexsey Belan y Karim Baratov para realizar la invasión, que se descubrió el año pasado.

Los ahora inculpados "tenían como objetivo las cuentas en Yahoo de funcionarios de los gobiernos de Estados Unidos y Rusia, incluyendo personal de cyber seguridad, diplomáticos y militares", dijo a la prensa la secretaria adjunta de Justicia, Mary McCord.

También buscaban afectar a "periodistas rusos, empleados de otras redes que ellos también querían invadir y empleados de entidades comerciales y servicios financieros", afirmaron autoridades del Departamento de Justicia.

McCord dijo que Baratov fue arrestado esta semana tras un pedido de detención presentado a Canadá. Por el momento no se conoce información adicional sobre los otros sospechosos.

El hackeo a Yahoo es considerado uno de los más ambiciosos realizados, y desde el año pasado autoridades afirmaban que por detrás de la invasión había una "nación-estado".