Tecnología

Costosos cupidos a la carta

Actualizado el 20 de septiembre de 2015 a las 12:00 am

Hay quienes están dispuestos a pagar más de $50.000 a cambio de la OPORTUNIDAD DE CONOCER A ALGUIEN de quien puedan enamorarse. Ese es el nicho de mercado de la selecta agencia Berkeley International

Tecnología

Costosos cupidos a la carta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En asuntos del corazón, nada está escrito. Lo único irrefutable es que, de una u otra forma, todos esperan encontrar el amor algún día.

Unos confían en la buena fe de su destino y otros mueven todas las palancas a su haber para acelerar el ansiado encuentro de eso que, a nivel popular, se le llama “la media naranja”. Pero ¿pagarle a alguien para que busque a su supuesta alma gemela?

Tal parece que en un mundo agitado, en el que muchas veces se le dedica más tiempo a las reuniones de negocios que a una cena romántica, un importante número de personas adineradas están dispuestas a adquirir los servicios de un cupido personal.

“Todos nuestros clientes son gente exitosa en la vida, pero tienen agendas demasiado cargadas como para dedicarse a los encuentros amorosos”, explica a la agencia AFP Inga Verbeeck, codirectora de la empresa Berkeley International, especializada en conseguir pareja a millonarios.

“Nuestros miembros son sobre todo hombres de negocios, médicos, abogados, pero también artistas, gente famosa”, agrega.

Según Verbeeck, encontrar pareja es un asunto bastante más complicado para quienes ostentan fama y riquezas.

Lo primero es que conocer a otras personas a través de Internet no es una opción para quienes terminan por contratar los servicios de Berkeley International. Aparte del riesgo que esto supone, implica una exposición pública que que podría volverse un tormento para los rostros conocidos del jet set .

Justamente, una de las claves para esta agencia es la discreción, tanto, que Verbeeck se niega a revelar al menos una sola pista de alguno de sus clientes.

Aunque las investigaciones  que llevan a cabo los colaboradores de Berkeley International no siempre dan en el clavo, ocho de cada diez clientes logran concretar relaciones de por lo menos tres años. | FOTO: JOHN DURÁN
ampliar
Aunque las investigaciones que llevan a cabo los colaboradores de Berkeley International no siempre dan en el clavo, ocho de cada diez clientes logran concretar relaciones de por lo menos tres años. | FOTO: JOHN DURÁN

Lo segundo es que, desde su experiencia, Verbeeck podría decir que estas personas temen ser valoradas solo por el grosor de su billetera y no por quienes son realmente. Es por esta razón que sus miembros otorgan tanto valor al servicio que ofrece la compañía londinense.

“Conocemos a nuestros clientes, los filtramos y buscamos cualidades compatibles y, aunque la química es algo que nunca podríamos predecir, generalmente tenés una cierta intuición sobre quién podría calzar con quién”, asegura.

A través de su experiencia en el mercado del amor, los “cupidos” de Berkeley han podido constatar que la atracción se multiplica cuando los encuentros trascienden las fronteras.

Por ejemplo, explica Verbeeck, a los hombres italianos no les agradan sus coterráneas porque las consideran “ muy demandantes y de alto mantenimiento”; las francesas no confían en los hombres de su mismo país, pero ellos resultan atractivos para las suizas; los británicos tienen fama de caballerosos; mientras que los españoles, franceses e italianos suelen ser los más apetecidos en lo que el diario español El País no duda en llamar el “supermercado global de carne de lujo”.

Quienes deseen contactarse con personas de otras nacionalidades deben desembolsar poco más de $56.000, y quienes prefieran concretar citas con personas de sus mismos países, deben pagar un mínimo de $17.000, que les garantizan al menos una decena de encuentros cada año.

Visión de mercado

La idea de crear una agencia exclusiva para enlazar a personas acaudaladas nació en el 2003, cuando la psicóloga criminalista Mairead Molloy se percató de las necesidades de la que hoy es su clientela. “Tuve una corazonada y mi intuición se ha demostrado acertada”, dijo Mairead Molloy a El País .

La creadora de la agencia se asoció en el 2011 con Verbeeck, una periodista belga que se dedicaba al comercio de acero junto a su padre y que estaba deseosa por cambiar de sector, pero manteniéndose siempre dentro de tres imperativos categóricos: lujo, relaciones humanas e internacionalización.

En cuestión de cuatro años, la belga hizo que la lista de clientes pasara de 400 adherentes a 5.000 personas en todo el mundo. Hoy, Berkeley International tiene sedes en París, Milán, Ginebra Melbourne y en Hong Kong.

Mientras haya corazones solitarios con imponentes cuentas bancarias, todo indica que el negocio seguirá floreciendo para los cupidos de los millonarios.

  • Comparta este artículo
Tecnología

Costosos cupidos a la carta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Gloriana Corrales

gloriana.corrales@nacion.com

Periodista de Revista Dominical

Periodista en la Revista Dominical de La Nación. Es graduada de Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo de la UCR. 

Ver comentarios
Regresar a la nota