Autoridades abren período de dos meses para discusiones que podría extender por meses mientras se definen límites de nueva normativa

Por: Juan Fernando Lara 16 febrero, 2015

San José

El Gobierno de Estados Unidos dio un importante paso ayer hacia la legalización y regulación de los vuelos civiles de pequeñas aeronaves no tripuladas (drones) pero excluyó se empleo para entregas de mercadería como era la aspiración de compañías como amazon.com. El conjunto de reglas, sin embargo, podría esperar al menos dos años más antes de entrar en vigor.

Amazon.com, de inmediato, reaccionó al anuncio el cual deja en tierra su iniciativa Amazon Prime Air ya que en su comunicado oficial, la FAA claramente indica que estará prohibido dejar caer un objeto del dron.

"La FAA tiene que empezar y completar de forma expedita el proceso formal para abordar las necesidades de nuestro negocio, y en última instancia, de nuestros clientes", manifestó Paul Misener, vicepresidente de Amazon de Política Pública Global. "Tenemos el compromiso de hacer realidad nuestra visión de Prime Air y estamos preparados para desplegarlo siempre que tenemos el apoyo regulatorio que necesitamos".

La atención a la integración segura de drones en el espacio aéreo estadounidense ha crecido desde finales del 2013 cuando Amazon confirmó sus planes de utilizar drones para el reparto comercial de mercaderías.

Según la Administración Federal de Aviación (FAA, por su sigla en inglés) se autorizaría a drones con un peso máximo de unos 25 kilogramos volar de día y siempre a la vista de su operador. Esto persigue minimizar eventuales riesgos para personas en tierra y aeronaves tripuladas. Se prohibiría los vuelos de noche y ningún aparato podrá volar sobre los 152 metros o a más de 160 kilómetros por hora de velocidad.

Además, conforme las recomendaciones de la FAA, quien desee operar estos drones debe tener al menos 17 años, pasar un examen aeronáutico y obtener un certificado.

A partir del anuncio ayer, la FAA abrió un plazo de 60 días para recibir comentarios sobre su propuesta, sin embargo, podrían pasar casi dos años hasta que las nuevas normas estén listas y puedan entrar en vigor. Esto se debe en parte a la previsible negociación de distintos sectores sobre cómo aplicar las eventuales normas. Por ejemplo, aún es una nebulosa si las reglas se aplicarían exactamente igual cuando se trate de inspeccionar infraestructura (puentes, edificios, represas), revisión de amplias zonas de terreno (inspecciones en zonas agrícolas y ganaderas) o durante labores de búsqueda y rescate en caso de alguna emergencia.

Bajo los nuevos planteamientos, industrias en ese país que utilizan libremente estos aparatos (estudios de televisión y cine, prensa, entre otros) habrán de adaptarse a las futuras regulaciones pues, hasta hoy, era necesario conseguir un permiso especial de la FAA para usar estos aparatos

La creación de nuevos aviones no tripulados y el interés en su uso en el mercado se ha disparado en últimos años. La Asociación Internacional de Sistemas de Vehículos No Tripulados (AUVSI) afirma que en los tres primeros años de integración de aviones no tripulados a los cielos de Estados Unidos, se podrían crear más de 70.000 puestos de trabajo y se proporcionaría un impacto económico de $13.6 mil millones.

"Hemos tratado de ser flexible al escribir estas reglas. Queremos mantener el actual nivel excepcional de seguridad aérea sin imponer una carga regulatoria excesiva en una industria emergente", manifestó el administrador de la FAA, Michael Huerta.

Uno de los grandes desafíos para las autoridades y los desarrolladores y usuarios de estos aparatos es que la gran mayoría incluyen una cámara de video, lo cual ha levantado críticas y discusiones por razones de privacidad y el posible uso que agencias de seguridad de EE. UU. podrían hacer de videos o fotografías capturados opr estos artefactos voladores.