El robot llegó en el 2004 al Planeta Rojo para una misión de apenas tres meses

Por: Monserrath Vargas L. 25 enero, 2013
Pantalla completa Reproducir
1 de 5

Opportunity, el incansable robot de la NASA, inicia hoy su décimo año de exploraciones en el planeta rojo.

Desde el 25 de enero del 2004, fecha en que aterrizó en el hemisferio sur de Marte, y haciendo honor a su nombre, el autómata ha brindado a los científicos la oportunidad de conocer los secretos que encierra este planeta.

Entre ellos, los vestigios de un lecho lacustre con minerales que se formaron en presencia de agua y abundantes indicios de un medio ambiente antiguo, más cálido y húmedo que probablemente fue apto para la vida.

Tras viajar 456 millones de kilómetros desde la Tierra a Marte, el Opportunity aterrizó en el cráter Eagle, para realizar una misión que le tomaría tres meses. Sin embargo, continúa aportando y funcionando años después de su llegada.

“Lo más importante no es el tiempo que ha durado o cuánto ha conducido, sino la cantidad de exploración y descubrimiento científico que el Opportunity ha logrado”, dijo el director del programa de los robots Spirit y Opportunity en el Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA.

Misión actual. Y aunque su tarea sigue sorprendiendo, parece que los años ya “le pesan” a este robot, que tiene problemas en su brazo y, además, se traslada mayormente hacia atrás, debido a una rueda posterior atorada.

En los últimos meses, el Opportunity ha estado sobre una colina rica en arcilla llamada Matijevic Hill, bautizada así en honor del fallecido Matijevic Jacob, quien dirigió el equipo de ingeniería para la exploración de Marte durante varios años.

Este sitio se ubica en el borde occidental del cráter Endeavour. Allí el robot utilizará cámaras y herramientas para analizar un entorno diferente, posiblemente más húmedo y menos ácido que los que ha encontrado en los últimos años en sus misiones.

Durante octubre y noviembre del 2012, el explorador de seis ruedas impulsado por energía solar recorrió 354 metros alrededor de Matijevic Hill.

La información recolectada permitió a los científicos determinar cuáles serían los mejores lugares para seguir investigando.

“Tenemos una lista de preguntas planteadas por las observaciones realizadas hasta ahora”, dijo en diciembre pasado Steve Squyres, investigador principal de la misión en la Universidad de Cornell, en Nueva York.

“Hicimos este recorrido para determinar el uso más eficiente del tiempo y así contestar esas interrogantes. Ahora tenemos una buena idea de lo que estamos tratando, y estamos listos para iniciar el trabajo detallado”, planteó el investigador.

El objetivo es que el que Opportunity concluya su tarea actual en algunos meses más; luego de eso se trasladará hacia el sur, donde el terreno parece incluso más fácil para el movimiento de exploradores como él.

Este persistente robot no está solo en Marte, pues otro explorador , Curiosity, llegó a la superficie marciana el 5 de agosto del 2012 y, aunque se encuentra a 8.000 kilómetros (5.000 millas) de distancia, también intenta descifrar el pasado del Planeta Rojo.