null

 4 julio, 2011
 | CARLOS GONZáLEZ
| CARLOS GONZáLEZ

“El conocimiento debe asumirse con la actitud que teníamos cuando estábamos en el kínder. De hecho, a nuestro laboratorio lo llamamos ‘el kínder de por vida’, porque tenemos esa actitud de querer descubrirlo todo y experimentar con ello”.

Con estas palabras, Mitchel Resnik, investigador en nuevas tecnologías y especialista en aprendizaje del Instituto de Tecnología de Massachusetts (EE. UU.), describió la forma en la que, para él, se desarrolla mejor el aprendizaje.

Este es un extracto de lo que conversó con La Nación.

¿Cuál es el problema de la educación de hoy?

Cuando estás en el kínder, el aprendizaje se centra en el estudiante, se busca que el niño imagine, cree, diseñe, busque cosas y las sepa crear.

”Cuando uno llega a la escuela, las cosas cambian, a los niños se les llena con información”.

¿Cómo puede ayudar la tecnología en el desarrollo de habilidades en el niño cuando estudia?

Eso depende de cuál tecnología sea y de cómo se use.

”El proceso de aprendizaje debe ser muy activo; hay cuatro pilares: diseñar, crear, experimentar y explorar. Las tecnologías expanden y amplían las formas en las que la gente puede crear (videos, animaciones, audios, juegos en línea).

”La tecnología es solo una herramienta; si no se acompaña de una educación de calidad y de permitirle al estudiante ser creativo, los resultados no son los mismos.

”No podemos usar las tecnologías para enseñar de la misma forma en que lo hacíamos antes. Si los niños usan Internet solo para jugar o chatear, no hay resultados”.

¿Cuáles son las claves para este tipo de aprendizaje?

Es como un círculo en donde una cosa lleva a la otra. Todo proyecto comienza con imaginar una idea, de ahí a crear el producto de esta idea, luego a “jugar” con él, es decir, experimentar, tratar cosas nuevas; luego, compartir este proyecto para que se nutra de las ideas de otros, después reflexionar sobre las posibles mejoras. Esto nos lleva nuevamente a una idea: cómo mejorar el proyecto de empezar uno nuevo.

¿Cómo podemos potenciar ese proceso de aprendizaje creativo en nuestros estudiantes e hijos?

Hay varios factores claves. Primero está apoyar las ideas de los chicos, aunque parezcan descabelladas. Motívenlos a crear.

”Como segundo punto, es necesario que los estudiantes diseñen proyectos en algo que les guste, así trabajarán mejor.

”Motiven que los estudiantes compartan su trabajo, así se hace mejor y se enriquece con las opiniones de los demás.

”Finalmente, mantengan un ambiente de confianza. Así la gente querrá hacer cosas nuevas”.