Por: Monserrath Vargas L. 21 noviembre, 2015
El artista Jorge Merchán está ilustrando las charlas del festival INCMty. | CORTESÍA DE JORGE MERCHÁN /@CFMEDIUM
El artista Jorge Merchán está ilustrando las charlas del festival INCMty. | CORTESÍA DE JORGE MERCHÁN /@CFMEDIUM

Monterrey, México. Si quiere ser emprendedor, el cofundador de Waze, Uri Levine, le tiene un consejo: “Enamórese del problema que quiere resolver y no de la solución”.

Levine participa en el festival de innovación, tecnología y emprendimiento INCMty, que se celebra desde hoy y hasta el próximo 22 de noviembre, en Monterrey, México.

Este emprendedor, que ya ha creado otras empresas como Moovit y Solomoto, contó cómo él y su equipo lograron crear Waze, una aplicación para muchos usuarios que tenían un enemigo o un problema común: los congestionamientos viales.

“Como emprendedor, tienes que entender que estás creando valor y creando impacto para tus usuarios”, explicó Levine.

También afirmó que el éxito de la aplicación, de origen israelí, no se gestó de un día para otro; fue un viaje largo que implicó recibir cientos de negativas como respuesta.

Levine instó a los presentes en el centro internacional de conferencias Cintermex, a generar cambios espectaculares con sus ideas, o sea, a ser disruptivos.

¿De qué forma? Entendiendo cómo se siente el usuario con un determinado problema, conociendo el tamaño del mercado, el número de usuarios que podrían verse impactados o el dinero que implica; es decir, entendiendo cómo podría impactar la innovación que se está proponiendo.

Para él, las personas disruptivas son gente que no tiene nada que perder. “Yo, normalmente enojo (con lo que hago) a muchos mercados e industrias; a mí lo que me interesan son las personas. Yo empiezo dos o tres empresas cada año”, aseguró.

Segundos. Levine contó que alguna vez preguntó a un posible inversionista cuánto tiempo tardaban en decidir si un emprendedor les gustaba o no y el hombre le respondió que bastaban segundos. Por eso, aconsejó aprovechar esos momentos clave con inversionistas, para mostrar su idea, contándola como una historia.

La gente toma decisiones basada en sus emociones y es a través de estas que hay que llegarles a inversionistas y usuarios.