Los usuarios cada vez son más visuales en su experiencia; usan dispositivos para ver videos, jugar o navegar en redes sociales.

Por: Monserrath Vargas L. 28 diciembre, 2017

Las pantallas grandes en los teléfonos inteligentes llegaron para quedarse. Al menos, ese parece ser el panorama para los smartphones en el 2018.

El modelo G6 de LG es uno de los que cuentan con pantalla de 5.7 pulgadas y destaca por su resistencia al polvo y al agua. Foto: Archivo.
El modelo G6 de LG es uno de los que cuentan con pantalla de 5.7 pulgadas y destaca por su resistencia al polvo y al agua. Foto: Archivo.

Así lo confirman cifras de la firma IDC, las cuales revelan que las ventas de celulares de pantalla grande aumentarán de 611 millones de unidades proyectadas este año a 1.000 millones de unidades en el 2021.

Para tener una idea de la importancia que han adquirido estos dispositivos, según la compañía analista, las ventas mundiales de teléfonos inteligentes con pantallas de 5,5 pulgadas o más aumentaron 2,5%, a 437 millones de unidades, el año pasado. Esto representa un 30% de todos los teléfonos vendidos.

¿A qué responde el fenómeno? A los hábitos de los usuarios, quienes cada vez son más visuales en su experiencia, pues lo mismo usan sus dispositivos para ver videos, jugar o navegar en redes sociales.

Asimismo, el informe anual de "Predicciones de tecnología, medios y telecomunicaciones", de Deloitte Global (también conocido como TMT), proyecta que los teléfonos inteligentes seguirán teniendo protagonismo en nuestras vidas durante el 2018 y que hasta se consolidarán como el acceso principal a servicios y contenidos digitales.

El Note 8 de Samsung incorpora cámara de doble lente y fue uno de los teléfonos inteligentes de gran tamaño, mejor calificados por Consumer Reports. Foto: AP.
El Note 8 de Samsung incorpora cámara de doble lente y fue uno de los teléfonos inteligentes de gran tamaño, mejor calificados por Consumer Reports. Foto: AP.
Los más grandes

Por su parte, Consumer Reports, una organización sin fines de lucro que suele hacer evaluaciones de productos, analizó siete dispositivos caracterizados por tener una pantalla de gran tamaño. Estos fueron: Samsung Galaxy S8 (5,8 pulgadas), Samsung Galaxy S8+ (6,2 pulgadas), Apple iPhone 8 Plus (5,5 pulgadas), Samsung Galaxy Note8 (6,3 pulgadas), Samsung Galaxy S8 Active (5,8 pulgadas), LG G6 (5,7 pulgadas) y el Apple iPhone X (5,8 pulgadas).

Del Galaxy S8, la organización destacó su pantalla OLED súper nítida, capaz de proporcionar una experiencia de visualización que compite con la que brindan televisores de alta gama.

La versión S8+ cuenta con la misma pantalla OLED súper nítida, pero agrega un botón para invocar al asistente personal de Bixby. Este asistente consiste en una interfaz inteligente que permite navegar por diversos servicios a través de voz, tacto y textos. Además, es capaz de aprender del usuario, sus intereses y ubicación.

Por otra parte, entre las características del iPhone 8 que resalta la entidad, se encuentra un “procesador turboalimentado, una mayor duración de la batería y, por primera vez en un iPhone, capacidades de carga inalámbrica”.

Dispositivos como el Galaxy Note8 sobresalen por una batería de larga duración, que le dará 24,5 horas de juego. Mientras, ell Galaxy S8 Active destaca por estar envuelto en una funda protectora permanente. “Esto es importante de tener en cuenta, porque el S8 y el S8 + fallaron en nuestra prueba; su pantalla de cristal se rompió después de repetidas caídas”, aseguró Consumer Reports.

Finalmente, el LG G6 destacó por ser resistente al daño de las gotas, el polvo y las volcadas en el agua.

En cuanto al iPhone X, su principal atributo es una tecnología de reconocimiento facial llamada Face ID, la cual reemplaza el sensor de huellas de otros iPhones.

Esta tecnología “permite desbloquear el teléfono simplemente mirando la pantalla. (También puede escribir un PIN.) Encontramos que el proceso de configuración y desbloqueo es rápido, fácil y confiable”, concluyó Consumer Reports tras la evaluación.