7 noviembre, 2016

París

Una usuaria en Francia de un smartphone Galaxy J5, de Samsung, —diferente al Galaxy Note 7 que fue retirado del mercado— aseguró que su dispositivo se incendió y explotó.

Lamya Bouyirdane comentó, este lunes a The Associated Press, que se percató de que el teléfono estaba muy caliente cuando le pidió a su hijo de 4 años que se lo pasara, durante una reunión familiar en su casa este domingo.

Señaló que arrojó el teléfono cuando vio que se "había hinchado" y le salía humo.

"Entré en pánico cuando vi el humo y tuve el reflejo de arrojarlo", comentó Bouyirdane, madre de tres hijos y quien vive en la ciudad de Pau, en el suroeste de Francia.

Minutos después el teléfono celular se incendió y la parte posterior estalló. Su pareja extinguió el fuego rápidamente.

Bouyirdane comentó que compró el aparato nuevo en junio, mediante un sitio en Internet que ofrece descuentos en los precios.

La compañía surcoreana retiró recientemente del mercado mundial su smartphone Galaxy Note 7, debido a un problema que ocasionaba que las baterías se sobrecalentaran e incendiaran.

William Stofega, un analista del mercado de telefonía móvil para IDC, mencionó que lo más probable es que el incidente en Francia sea un hecho aislado y señaló que ese modelo de teléfono ha estado en el mercado durante varios meses y es el primer reporte de un incendio de batería del que tiene conocimiento.

"Estos reportes tienden a agruparse", agregó.

El especialista señaló que los problemas que involucran a las baterías de iones de litio usadas no solo en smartphones, sino también en computadoras portátiles, han existido durante años y no es fácil arreglarlos. Defectos de manufactura o incluso un pequeño daño pueden ocasionar un cortocircuito, lo que da como resultado un sobrecalentamiento de la batería y un posible incendio.

Samsung no respondió de inmediato a un correo electrónico de la AP para solicitarle sus comentarios respecto a este incidente.