Usuarios de teléfonos Galaxy podrán hacer y recibir llamadas, mientras que lo usuarios de iPhone solo podrán recibirlas.

 15 julio, 2013
La medida fue obligatoria con el fin de prevenir que datos confidenciales de la empresa se filtren.
La medida fue obligatoria con el fin de prevenir que datos confidenciales de la empresa se filtren.

Seúl

El ministerio de Defensa de Corea del Sur neutralizó el lunes los teléfonos celulares de sus empleados, instalando una aplicación destinada a impedir las filtraciones de datos confidenciales.

Los 1.500 empleados del ministerio debían imperativamente haber instalado la aplicación "Mobile Management Device" el lunes antes de entrar en las oficinas.

Aproximadamente uno de cada cinco empleados no había cumplido con este requisito y una larga fila de espera se formó en la entrada del ministerio.

Según la agencia de prensa Yonhap, algunos empleados se negaron a instalar el programa temerosos de que sus datos personales sean controlados.

El portavoz del ministerio, Kim Min Seok, precisó que la aplicación servirá para impedir las filtraciones, así como el pirateo de los teléfonos por personas del exterior.

Según Yonhap los empleados pueden llamar, recibir llamadas o mensajes de texto, pero no pueden utilizar el buscador ni la cámara integrada.

Los usuarios que tienen un teléfono Galaxy, del surcoreano Samsung, líder mundial del sector, así como los aparatos Android conservan sus funciones de llamadas y de mensajes en ambos sentidos.

En cambio los usuarios del iPhone del fabricante estadounidense Apple solo pueden recibir llamadas.

Etiquetado como: