Pantallas de 4,7 y 5,5 pulgadas llegan a disputar, sobre todo, mercados asiáticos

Por: Juan Fernando Lara 10 septiembre, 2014

El tamaño sí importa y Apple lo confirmó ayer al lanzar sus teléfonos iPhone 6 y iPhone 6 Plus con pantallas más grandes, y así seguir vigente en un mercado donde una pulgada más (o una menos) puede definir una compra.

De paso, la compañía mostró su reloj Apple Watch, un dispositivo dependiente del iPhone vital para las expectativas de Apple hoy, cuando la industria de dispositivos móviles persigue las muñecas de los compradores luego de llenarles las manos de teléfonos y tabletas.

Desde la presentación del primer iPhone, en enero del 2007, las preferencias de los consumidores se inclinaron por pantallas más grandes, al punto de que Apple, reacia a modificar el tamaño, ayer se vio forzada a hacerlo.

El iPhone 6 y iPhone 6 Plus llegan con pantallas de 4,7 y 5,5 pulgadas respectivamente, las dimensiones de la mayoría de teléfonos Android en la actualidad.

El iPhone 6 viene con resolución de 1.334 x 750 píxeles y el Plus 1.920 x 1.080. De aluminio, sus líneas curvas guardan parecido al iPhone del 2007 e incluyen barómetro para medir la presión del aire y la elevación relativa.

Tienen una cámara trasera de 8 megapíxeles (MP) y una delantera de 2,1 MP. En el Plus, la novedad es un sistema para estabilización óptica de la imagen y graba video en alta resolución: 1080p.

El iPhone 6 seguirá una ruta de precios similar a la de modelos anteriores. El aparato de 16 Gigabytes (GB) cuesta $199 en un contrato de dos años con alguna operadora telefónica de EE. UU. El de 64 GB, $299, y el de 128 GB, $399.

El iPhone 6 Plus estará disponible en 32 GB, 64 GB y 128 GB por $299, $399 y $499, respectivamente, y siempre con un contrato de dos años, dijo la compañía al anunciar los teléfonos ayer en Cupertino (California, EE. UU.).

En lo que es un simple ajuste de hardware a las condiciones del mercado, los teléfonos permitirán a la empresa competir mejor contra aparatos con sistema Android.

La oportunidad para Apple reside en países asiáticos, donde hay una tendencia, por comodidad o ahorro, a que, como los teléfonos se han vuelto más grandes y con múltiples funciones, menos personas depositan su vida digital en un dispositivo redundante como una tableta o computadora portátil.

El nuevo iPhone 6 y 6 Plus.
El nuevo iPhone 6 y 6 Plus.

La moda del reloj inteligente. A tono con la moda de las pulseras inteligentes, Apple también [[BEGIN:INLINEREF LNCVID20140909_0008]]introdujo su Apple Watch[[END:INLINEREF]], el cual estará disponible en tres modelos de carátula cuadrada, incluida una edición bañada en oro amarillo o rosado, de 18 kilates. Los interesados tendrán dos tamaños, de 38 y 42 milímetros, y brazaletes en diversidad de colores y materiales.

El rasgo distintivo del reloj es su capacidad para capturar datos del cuerpo del usuario gracias a sensores que, en coordinación con un iPhone, miden ritmo cardíaco, actividad física, calorías quemadas o número de veces que la persona se levanta de su asiento en el día.

El reloj contará con el asistente personal Siri del iPhone, se podrán leer mensajes, recibir notificaciones y dictarle textos y comandos.

Su venta se iniciará en el primer trimestre del 2015 en EE. UU., a un precio de $349. Será compatible con todas las versiones de iPhone lanzadas desde el 2012.

Apple aprovechó también para lanzarse al atractivo mercado de los pagos electrónicos.

La compañía anunció su ApplePay, un sistema que usará tecnología de comunicación de campo próximo (NFC, por sus siglas en inglés), que se integrará en sus teléfonos y el reloj, por el cual podrán hacerse pagos con solo rozar los aparatos con lectores de NFC.

Apple brindará un sistema para garantizar la seguridad de los datos de pago colectivo, gracias a un chip especial y un lector de huellas dactilares en el iPhone.

El servicio se iniciará en octubre solo en EE. UU., donde Apple tiene acuerdos con las tres grandes empresas de tarjetas de crédito (American Express, MasterCard y Visa); bancos como JPMorgan, Citi y Bank of America, al igual que comercios como Macy’s, McDonald’s, Subway, Starbucks y las tiendas de Apple. No obstante, la intención es extenderlo a otros países.