Tecnología podría usarse en hospitales, parqueos y lugares siempre iluminados

Por: Monserrath Vargas L. 24 febrero, 2016
En la imagen se muestra una aplicación creada por Oledcomm, empresa que experimenta con li-fi. | AFP.
En la imagen se muestra una aplicación creada por Oledcomm, empresa que experimenta con li-fi. | AFP.

En el futuro, la misma luz que ilumina una habitación podría brindarle acceso a Internet a altas velocidades.

Esta tecnología llamada li-fi (abreviatura para light fidelity o fidelidad lumínica) se exhibe en el Congreso Mundial de Móviles (MWC), cita que se celebra en Barcelona, España, entre el 22 y el 25 de febrero.

¿Cómo funciona? El li-fi está basado en luces led, mientras que el wifi –el más común y popular actualmente– opera mediante ondas de radio.

Así, la Internet por medio de la luz consiste en aprovechar la iluminación de una habitación para transmitir datos valiéndose de simples bombillas.

Estas bombillas se encenderán y apagarán en nanosegundos para permitir la transmisión de la información. El encendido y apagado de la luz será imperceptible a la vista.

Las bombillas deberán equiparse con un chip o antena, para hacer posible el proceso.

Beneficios. Una de las ventajas del li-fi , según señalan sus impulsores, es la capacidad que tiene de transmitir información, incluso 100 veces más rápido que el wifi.

En pruebas realizadas en el laboratorio han constatado que hace posible “descargar el equivalente de 23 DVD en un segundo”, explicó a la AFP Suat Topsu, el fundador de la compañía de origen francés Oledcomm.

“Esta tecnología podría comercializarse a gran escala en dos años”, aseguró, por su parte, Deepak Solanki, fundador de la empresa Velmenni, que ha estado experimentando con li-fi y está situada en Estonia.

En ese país y en otros, como Francia, Bélgica e India, se ha comenzado a probar el li-fi desde el año pasado.

Para ser eficaz, esta tecnología debería utilizarse en centros como hospitales, pues son lugares que suelen permanecer iluminados. Con el li-fi , la transmisión de datos es posible, siempre y cuando las bombillas permanezcan encendidas.

Joël Denimal, dirigente de la empresa francesa de iluminación Coolight, consideró que esta modalidad puede resultar de gran utilidad en lugares como “estacionamientos subterráneos donde no hay cobertura de red móvil pero sí luz”. Lo mismo ocurriría en los aviones.

Futuro. Para el 2020 se proyecta que 50.000 millones de objetos estarán conectados, no solo teléfonos o tabletas, sino también refrigeradoras y lavadoras, por eso el li-fi se plantea como opción.

“Vamos a conectar nuestra cafetera, nuestra lavadora, nuestro cepillo de dientes”, afirmó Topsu. “Pero con bluetooth o con wifi, no se pueden tener más de 10 objetos conectados en una sala, sin provocar interferencias”, reconoció este experto.

En medio de la inminente llegada de la Internet de todo (donde cosas, personas y datos se conectan entre sí), el li-fi también puede fungir como un gran aliado.

Así lo creía, desde el 2011, Harald Hass, investigador considerado el padre del li-fi , al señalar que “el li-fi está revolucionando las comunicaciones inalámbricas y mostrando que puede ser facilitador de la Internet de todo”.

Mas no todo es perfecto. Una de las limitantes de este sistema es que, para tener acceso a la red, el dispositivo debería colocarse justo debajo del haz de luz.

Etiquetado como: