Bajó tiempo de entrega de a tres o cuatro semanas

Por: Agencia AP 3 noviembre

San Francisco. El flamante iPhone X de Apple salió a la venta este viernes, en momentos en que la compañía se apresura para satisfacer la demanda de un teléfono que tiene una pantalla lujosa y capacidad de reconocimiento facial, pero un precio de 1.000 dólares.

La mayoría de los analistas pronostican que Apple no podrá seguirle el paso a la demanda hasta inicios del año próximo, pero la compañía ha expresado optimismo.

Aadhyan Vaka, de seis años, reacciona con sorpresa al probar una app del iPhone X este viernes en una tienda de Apple, en Union Square, San Francisco.
Aadhyan Vaka, de seis años, reacciona con sorpresa al probar una app del iPhone X este viernes en una tienda de Apple, en Union Square, San Francisco.

“ Al acercarse la temporada navideña, esperamos que este sea el mejor trimestre en nuestra historia ” , dijo el director general Tim Cook a analistas de Wall Street el jueves. Añadió que la compañía aumenta su capacidad de producción del iPhone X cada semana.

Apple dice ahora que su tiempo de entrega para quienes compran el teléfono en internet es de entre tres y cuatro semanas, en lugar de entre cinco y seis semanas, como había dicho antes. Largas colas se formaron el viernes en tiendas en Nueva York, Chicago, Hong Kong, Milán y Dubai, entre otras ciudades, donde la gente acudió a recoger pedidos o comprar los pocos teléfonos disponibles el viernes.

Las acciones de Apple subieron 2,8%, a 172,89 dólares, en transacciones a media jornada bursátil.

Apple dijo el jueves que las ventas de sus teléfonos iPhone subieron 3%, a 46,7 millones de unidades, en el trimestre julio-septiembre, un período en el que fue lanzado el iPhone 8. Las ventas pudieron haber sido mayores si muchas personas no hubieran decidido esperar por el iPhone X.

Al igual que en trimestres recientes, una de las principales fuentes del crecimiento de Apple está en sus servicios, basados en una tienda de apps que alimenta el iPhone y otros aparatos.

Los ingresos en esa división subieron 34%, a 8.500 millones de dólares, en el trimestre julio-septiembre. En total, Apple tuvo ganancias de 10.700 millones de dólares, de 52.600 millones en ingresos, comparado con una ganancia de 9.000 millones de dólares e ingresos de 46.900 el año previo.

No obstante, el trimestre último quedó virtualmente olvidado una vez Apple decidió lanzar el iPhone X seis semanas después del iPhone 8.

“ El Super Bowl para Apple es el iPhone X ” , dijo el analista de GBH Daniel Ives. “ Es potencialmente su punto de inflexión ” .

Un empleado de la tienda de Apple en Union Square, San Francisco, muestra cómo se usa Animoji, una novedad que trae el iPhone X.
Un empleado de la tienda de Apple en Union Square, San Francisco, muestra cómo se usa Animoji, una novedad que trae el iPhone X.

Sin embargo, conlleva también un problema potencial. Mientras que los teoristas de la conspiración pudieran sospechar que Apple está reduciendo artificialmente la oferta para generar más demanda, los analistas dicen que la verdadera razón es que los proveedores de Apple no han podido hasta ahora producir el iPhone X con suficiente presteza.

"El teléfono es caro"

Los fieles de Apple no dudaron en esperar varias horas en todo el mundo para comprar el costoso iPhone X.

Por la diferencia horaria, los californianos han estado entre los últimos del país en tener en sus manos el iPhone que marca los 10 años de la salida del preciado dispositivo.

Pero esto no disuadió a los fanáticos de hacer cola fuera de la tienda de Apple en el centro de San Francisco, y a algunos incluso de dormir allí, como Guilherme Rossi, de 23 años, que vino de Brasil expresamente para la ocasión y que colecciona iPhones.

“Tengo uno de cada uno [modelo]. Tan pronto como sale uno nuevo lo compro, y los viejos... los guardo en una caja”, dice, aunque reconoce que el producto, que arranca en 999 dólares en Estados Unidos, es “caro”.

Ana Melchiors, de Brasil, muestra orgullosa el iPhone X que compró en una tienda de Apple, en Miami Beach.
Ana Melchiors, de Brasil, muestra orgullosa el iPhone X que compró en una tienda de Apple, en Miami Beach.

Pero no importa: “Me encanta esta marca porque es genial y por todas las prestaciones” que tiene el nuevo modelo: pantalla OLED, reconocimiento facial...".

Con los ojos ocultos por un sombrero, Francisco Rivera, de 40 años, cuenta que también pasó la noche en la acera para “tenerlo primero y presumir”.

Tal como otros clientes, es recibido con aplausos por los empleados de Apple, un espectáculo que se ha convertido en un clásico en los diez años de existencia del iPhone .

En medio de la multitud de empleados, clientes y periodistas que desbordan la tienda completamente acristalada, Boris Ilin, de 18 años, y su amigo posan orgullosos con las cajas blancas que contienen los teléfonos que acaban de comprarse.

Estar allí en las primeras horas “es una cuestión de principios: es Apple, soy un fan”. ¿El precio? “No puedo vivir sin él y necesito tener el más reciente”, justifica el joven sonriente, que, como muchos otros, ni siquiera probó el dispositivo antes de comprarlo.

Apple se dedicó en los últimos días a azuzar el deseo de los fanáticos pidiéndoles “llegar temprano” a la tienda, al tiempo que se cuidó de no desmentir los rumores de disponibilidad limitada del aparato.

Un entusiasmo del que también se han querido aprovechar los delincuentes: según los medios locales, 300 iPhone X fueron robados de un camión de reparto delante de otro punto de venta de San Francisco la mañana del miércoles, un incidente confirmado por Apple, que no dio más detalles.

Unas horas antes que en Estados Unidos, los fans de la marca en Europa pudieron acceder a los dispositivos, también tras hacer largas filas.

En Londres, Mohammed Haroon, de 17 años, contó que el celular será a la vez su regalo de cumpleaños y de Navidad. Cerca de él Makan, un informático de 30 años, dice que el iPhone X es un “gran paso” tecnológico.

“Trabajé este verano para poder comprármelo”, explicó Jeremy, de 21 años, que acudió a una tienda Apple de París a comprar la versión más cara, de más de 1.300 euros (1.513 dólares), un monto superior al salario mínimo mensual neto en Francia.

En Fráncfort (Alemania), Timo, un estudiante de 16 años que recorrió 80 kilómetros para recoger su celular encargado por internet, aseguró que “todas las reservas se terminaron en menos de diez minutos”.

Mientras tanto, en el elegante barrio de Kolanki, en Atenas, la expectación era menor frente a la tienda del distribuidor de Apple.

Vyron Hatzidromou, de 38 años, dijo que compra “siempre la última versión cuando sale, por el bombo publicitario y la diversión”. El modelo que tenía en la mano le costó 1.300 euros, casi tres veces el salario mínimo griego. Es caro “pero vale la pena”.

Los clientes de Asia-Pacífico fueron los primeros. En Hong Kong, Keith Li, un estudiante de 22 años, contó que todos sus amigos ahorraron para poder comprárselo. En Singapur, unos 300 seguidores esperaron toda la noche frente a una Apple Store.

El iPhone X, presentado a mediados de septiembre junto al iPhone 8, competirá con el Galaxy Note 8 de Samsung y el Mate 10 de Huawei en el segmento de teléfonos inteligentes de alta gama.

El iPhone representa más de la mitad del volumen de negocios de la firma californiana. Las declaraciones de su jefe, Tim Cook, sobre pedidos del iPhone X “muy fuertes” y su predicción de que el trimestre en curso “sería muy bueno”, contaron con una buena acogida en la Bolsa.

Apple posee ahora el primer puesto mundial en capitalización bursátil, con 890.000 millones de dólares.

En París, la organización Attac convocó una manifestación con ocasión del lanzamiento del iPhone X, para denunciar “10 años de evasión fiscal” que “han permitido [a Apple] acumular más de 230.000 millones de dólares”.

Shalin Mobi, de India, sale victorioso de la tienda de Apple en Union Square, San Francisco, donde compró el iPhone X.
Shalin Mobi, de India, sale victorioso de la tienda de Apple en Union Square, San Francisco, donde compró el iPhone X.


Etiquetado como: