13 mayo, 2016
Didi cuenta con más de 300 millones de usuarios inscritos en un servicio que registra más de 100 millones de trayectos cada día.
Didi cuenta con más de 300 millones de usuarios inscritos en un servicio que registra más de 100 millones de trayectos cada día.

Pekín

El gigante de la electrónica estadounidense Apple, deseoso de reforzar su presencia en China, invirtió $1.000 millones en Didi, principal aplicación china de reservas de taxis y rival del estadounidense Uber.

Se trata de "la inversión individual más importante" que jamás haya recibido Didi, lo que hace del grupo californiano uno de sus inversores "estratégicos", indicó en un comunicado el grupo chino que opera la aplicación.

Esta nueva inversión coincide con el mal momento que atraviesa Apple: tras la baja de ventas de iPhones el pasado semestre, el jueves perdió su puesto de primera capitalización bursátil mundial en beneficio del gigante de internet Alphabet, matriz de Google.

"El apoyo aportado por Apple nos da un ánimo enorme", se congratuló el viernes Cheng Wei, fundador y director de Didi, citado en un comunicado.

Por su parte, el director de Apple , Tom Cook, declaró a la agencia oficial de noticias china que "auguraba numerosas oportunidades para una cooperación más profunda" entre los dos grupos.

La región china (China continental, Macao, Hong Kong y Taiwán) representa el segundo mayor mercado de Apple después de Estados Unidos, aunque ha visto disminuir su cuota de mercado de teléfonos inteligentes en beneficio de sus competidores chinos, entre ellos, Xiaomi y Huawei.

Al entrar en el capital de Didi, la compañía estadounidense se acerca a las dos grandes empresas de internet en China que respaldan la aplicación: Tencent, operador del servicio de mensajería WeChat, y Alibaba, número uno local del comercio en línea.

Apple se asociará así a una aplicación muy popular: Didi cuenta con más de 300 millones de usuarios inscritos en un servicio que registra más de 100 millones de trayectos cada día.

"Para Apple , sin ninguna duda es un excelente negocio asociarse con una aplicación que tiene una gran base de usuarios y donde se efectúan pagos muy frecuentemente", subrayó la página web de finanzas china Huxiu.

De hecho, Apple lanzó en febrero en China su propio servicio de pago, Apple Pay, pero lo tiene difícil para luchar con plataformas de pago rivales de Alibaba ("Alipay") y Tencent, ya muy implantadas en el país, que dominan el mercado.

"Hemos decidido esta inversión por varias razones estratégicas, que incluyen la oportunidad de aprender, en primer lugar, sobre varios sectores del mercado", comentó el director de Apple , Tim Cook, citado el viernes por la agencia oficial de noticias china.

Didi Chuxing, apoyado por los gigantes chinos de internet Alibaba y Tencent, asegura que domina el 99% del mercado chino de reservas de taxis en línea y más del 85% del de reservas de vehículos privados.

Con todo, la compañía tiene que lidiar con el éxito fulgurante de Uber, que llegó a China a principios de 2014 y que, gracias al apoyo de Baidu (otro gigante de internet chino), se hizo con casi el 15% de la cuota de mercado a golpe de colosales inversiones, necesarias para subvencionar los trayectos de sus clientes y aumentar así su base de usuarios.

Una estrategia costosa: el director de Uber, Travis Kalanick, reconoció en febrero que su empresa perdía "más de mil millones de dólares" al año en China.

Según fuentes próximas al caso interrogadas por Bloomberg, la inversión de Apple forma parte de una reciente recaudación de fondos que ya alcanza los 3.000 millones de dólares, valorizando la empresa china en unos 26.000 millones de dólares.

Con todo, las perspectivas de Uber y de Didi en China siguen estando sujetas a un posible endurecimiento de la regulación de este tipo de aplicaciones por parte de las autoridades.

El ministerio de Transportes presentó en octubre un proyecto de regulación para prohibir a los conductores de vehículos privados que propongan sus servicios en línea sin estar debidamente registrados.

El ministro del ramo, Yang Chuantang, afirmó en marzo al diario pekinés Jinghua Shibao que los vehículos privados "nunca serían autorizados" a operar comercialmente.

Etiquetado como: